09 junio 2014

'La Casta' ya tiene foto

Rita Barberá y Alberto Fabra no dudaron en acudir a retratarse con los suyos.
Tras las últimas elecciones europeas y el exitoso resultado de Podemos, poca gente quedará en España que aún no se habrá enterado de su existencia. Pero si Pablo Iglesias necesitara una fotografía para ilustrar a las mentes más inocentes sobre la existencia de 'la Casta' —esa amalgama de políticos apesebrados por la oligarquía para servir a sus intereses—, ya podría tirar mano de la que se hizo en Valencia el pasado sábado una buena representación de la misma.

Porque una foto de familia fue el colofón a la puesta de largo de la Fundación España Constitucional, que reúne a 34 exministros de los últimos gobiernos de España, pero ojo, desde algunos del último gobierno de Zapatero, hasta otros que se sentaban a departir los viernes con el mismísimo dictador Franco. Las únicas condiciones para formar parte del club,  "ser ex ministro de algún gobierno de la Corona (sic)" y no ostentar en la actualidad "cargo o función política alguna". Haber participado desde bien joven de la maquinaria franquista (Jaime Lamo de Espinosa), hacer política económica como consejero de una gran corporación (Abel Matutes, Jordi Sevilla, Eduardo Zaplana, Pío Cabanillas, Cristina Garmendia, Elena Salgado y un largo etcétera), o ambas cosas (como Rodolfo Martín Villa o Marcelino Oreja) no es, en cambio, impedimento alguno.

¿Y cuál es el objetivo que une a estos ex ministros del PP, del PSOE, de UCD y del tardofranquismo, asalariados casi todos de grandes corporaciones? "Defender la Constitución, homenajear a SSMM los Reyes y proclamar su lealtad al heredero de la Corona", dicen, en un comunicado plagado de palabras como "consenso", "diálogo", "generosidad", "acuerdo", "valores", "unidad" o "esencia", que de tan sobadas por determinadas bocas, provocan urticaria solo de escucharlas.

Sí, sé que les asaltan las preguntas. ¿Hace falta algún argumento más para justificar una reforma de la carta magna y el advenimiento de la República, teniendo la monarquía borbónica y la Constitución del 78 semejantes defensores? ¿Quién organiza y paga los gastos a la Fundación España Constitucional? ¿Por qué las fuerzas de seguridad del Estado no actuaron de oficio al enterarse de semejante reunión de apandadores? ¿Estos señores y señoras no tienen vergüenza? ¿Qué otra traición a la izquierda le falta por hacer en estos días a alguien vinculado al PSOE? Y la que es más importante: sabiendo que toda esta gente quiere para España una monarquía parlamentaria al estilo marroquí —ya saben, sin protestas en las calles, con censura, represión a la disidencia, medios bajo control, etc.—, ¿cuánto tiempo más va a seguir buena parte de la ciudadanía votándoles en las pocas ocasiones en que nos lo permitan?

PD1: Hagan si pueden un ejercicio de memoria y traten de recordar —si es que conocieron la noticia de esta reunión el pasado sábado— en cuántos medios de masas les dijeron que algunos de los miembros de esta fundación ya eran alguien (en algunos casos, como en el de su vicepresidente, Martín Villa, alguien muy destacado) en el franquismo. Me extrañaría que lo apuntaran en más de dos.

PD2: Y una última duda. ¿Esta gente pagó por el alquiler del espacio en la Ciudad de las Artes y Las Ciencias (CACSA) en que se celebró el acto o como insinuaron, "se lo cedieron" las autoridades locales? Porque estando como están de malogradas las arcas públicas valencianas, solo faltaría que estos las hubieran utilizado gratis. Que lo aclaren.
Publicar un comentario