08 mayo 2014

¿La única diferencia?


"El PP y el PSOE discuten por el debate televisivo para diferenciarse en algo de cara a las Europeas"
. Ese es el titular que yo habría elegido a la hora de resumir la absurda polémica montada entre los dos partidos sistémicos (o favorecidos por y favorecedores del sistema)  en relación al espacio que la televisión pública —aunque al parecer, de su uso exclusivo— les ofrece para ofrecer sus propuestas de cara a los inminentes comicios al parlamento europeo, al tiempo que silencia las del resto de opciones políticas. 

Sé que a los lectores simpatizantes del PSOE les dolerá leerlo así, negro sobre blanco, pero el movimiento se demuestra andando. Si el PSOE es de verdad una alternativa democrática al PP, debería demostrarlo exigiendo acabar con este hurto a la democracia que es la ocultación del resto de opciones políticas (no solo en el debate, sino en toda la información que ofrecen los medios públicos, falsamente parcelada según anteriores resultados electorales y no por criterios informativos y de pluralidad) y la escenificación de un sistema bipartidista pero hasta ahora monodireccional en el sometimiento a los recortes y el empobrecimiento dictados por la troika.

¿O mintió el candidato de IU a los comicios del próximo día 25, cuando recordó que PP y PSOE han votado juntos el 73% de las iniciativas europeas (el 66,73% en los asuntos relativos a la política económica y monetaria; el 77,72% en los relacionados con las relaciones internacionales, política exterior de seguridad y defensa y derechos humanos; un 66,28% en empleo y asuntos sociales; un 67,89% sobre libertades civiles, justicia y asuntos de interior; o un 80,25% en política agraria)? ¿De qué van a debatir si están de acuerdo en casi todas las medidas que nos llegan de Europa (y así nos va)?

"Eso es pasado", puede tratar de hacernos creer Elena Valenciano, pero a estas alturas, para que confiemos en ella, para que creamos al PSOE, han de ser un poco más convincentes. Desmontar el chiringuito de la diferencia aparente, un chiringuito que solo pretende silenciar a la verdadera discrepancia, y señalar así que se forma parte de ella, sería un principio. Todo lo demás, refuerza la idea de que PP y PSOE son lo mismo. Una idea aún sin medios de persuasión a su servicio, pero cada vez más extendida. Acabar con ello depende solo de ustedes.

PD: Que la uniformidad política entre ambas formaciones es cada vez más percibida por la ciudadanía, no obsta para que ésta no escenifiquen una mínima discrepancia con su oferta política. Atendiendo al pronóstico ofrecido hoy por la encuesta del CIS, la inmensa mayoría de los españoles con derecho a voto podrían decidir —por acción u omisión— seguir con las mismas políticas de austericidio aplicadas hasta ahora, concediendo 46 de los 55 escaños en juego a partidos que las han apoyado, mientras que formaciones como IU, Podemos y la coalición Los Pueblos Deciden (EH Bildu, BNG y otros), que plantean líneas alternativas —en algunos casos, diametralmente opuestas—, solo cosecharían 5, 1 y 1 escaños respectivamente. Otras opciones también discrepantes, como la Primavera Europea que incorpora a Compromís, ni siquiera obtendrían representación. Para hacérselo ver.
Publicar un comentario