26 marzo 2014

Para proteger y servir

Foto: EFE
Dice el artículo 104 de la Constitución Española, el dedicado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que éstas, "bajo la dependencia del Gobierno, tendrán como misión proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana".

Sin embargo, en sus actos de desagravio por los altercados acaecidos el pasado sábado por la noche en Madrid inmediatamente después de una multitudinaria y pacífica manifestación, tanto los policías que han impuesto su voz sobre el resto, como la Delegada del Gobierno en esa comunidad y el resto de responsables de la actuación policial, se refieren a ello con terminología belicista, hablando de los ciudadanos como un enemigo a batir, lo que transmite la sensación de que lo que les escuece es la sensación de haber "perdido" una "batalla".

Un ejemplo de esta poco edificante actitud se ha producido hoy en Madrid con la concentración de 600 policías que, en lugar de protestar por ser lanzados contra la ciudadanía en lugar de a protegerla (sin ir muy lejos, de manifestaciones masivas de agentes protestando por ser enviados a ejecutar desahucios —otro atentado contra el derecho constitucional a la vivienda— no hay constancia en los medios), han realizado una manifestación de corporativismo con sus colegas caídos en esa contienda para la que, a su parecer, no fueron dotados de suficientes efectivos*. 

Como es obvio, se hace urgente que, por un lado los responsables de los cuerpos de seguridad atajen estas actitudes y depuren de los cuerpos de seguridad a este tipo de gente; y por otro, que los policías decentes, que seguro que los hay (yo conozco a más de uno), también las denuncien y condenen a sus compañeros sinvergüenzas. De lo contrario, la brecha entre ciudadanía y fuerzas de seguridad no hará sino aumentar. Algo que a los agentes que se toman las manifestaciones como cacerías les parecerá la mar de bien, pero que condena a toda la sociedad a que estos actos se repitan.

*Lean en Público la crónica del compañero Luis Giménez Los antidisturbios piden la dimisión de sus jefes cortando la calle y sin autorización de Cifuentes y contengan su estupefacción.
Publicar un comentario