27 octubre 2013

Los trabajadores de Nou confirman que sigue la manipulación en RTVV

Frederic Ferri, tan creíble hoy como ayer.
Permítanme que empiece disculpándome por el título. Obviamente no es exacto; lo justo sería añadir “algunos” y añadir los detalles de cómo lo hacen. Pero el espacio en el periodismo es limitado y a veces pasan esas cosas, no se entra al detalle si se explica más adelante o si se entiende que le lector está cualificado para entender el mensaje. 

Viene todo esto a cuento de la campaña emprendida desde hace unos días por el Partido Popular valenciano asegurando que Nou —el Canal9 de toda la vida (o al menos, los últimos quince años), pero con menos plantilla y diferente grafismo— es ya un dechado de pluralidad informativa sin nada que ver con el pasado de manipulación que arrastra la gran mayoría de los miembros de su organigrama.

Ya saben, primero fue el diputado autonómico ultraderechista Rafael Maluenda el que aseguró que Nou trataba “mejor a la oposición que al Partido Popular”, dejando el balón botando a la directora general del ente, Rosa Vidal, para que ésta asegurara que estaban en el buen camino y que sus informativos debían ser “incómodos para todos”. El problema es que el axioma inicial es rotundamente falso: los informativos de Nou son tan pro popularistas, manipulados y sesgados como los de antes, con la diferencia de que quizás ahora suena un poco más Obrint Pas o dejan que se asome un poco otra realidad valenciana, aunque solo para servir de coartada de pluralidad. Si son parte del 3% de audiencia —que no de valencianos— que han visto alguno de los “informativos” de Nou, sabrán que nada ha cambiado.

Sin embargo, si faltaba alguna prueba para confirmar que la manipulación y el seguidismo a los dictados del PP continúan, ésa ha sido la airada reacción por parte de algunos de los empleados supervivientes al ERE, mostrando su indignación ante un artículo de JJ Pérez Benlloch en el diario El País. El artículo en particular apenas decía nada de ellos, a excepción de que el ERE sirvió para despedir a “sus trabajadores más cualificados”. La frase era desacertada: alguno cualificado quedará en el ente y no cabe duda de que se ha tirado a mucho propagandista y a mucho  parásito —algunos con rostros muy conocidos— entre el grueso de despedidos, pero el artículo de JJ no iba ni de eso, por lo que sobran las explicaciones.

Pero a ese clavo ardiendo se han aferrado estos empleados en Nou (el origen es un escrito firmado por Pau Ivars, pero lo difunden conocidos rostros de la propaganda de Francisco Camps como Frederic Ferri) para hacer su parte de la campaña. “Qué sabe usted si yo estoy cualificado” apuntan ateniéndose a lo único criticable del artículo, para a continuación asegurar —como pide la campaña orquestada por el PP— que los informativos ya no son lo mismo “de antes”, que “solo hay que ver las escaletas” para verlo. Y todo en medio de veladas llamadas a la solidaridad y comprensión por lo que sufrieron mientras no movieron un dedo contra la manipulación anterior —si no participaron de ella— ante el peligro de que les despidieran. Todo bastante miserable.

En fin, critican el artículo de JJ pero podía haber sido el de cualquiera: a la primera crítica a Nou “los empleados” tenían que salir a defender la —falsa— imparcialidad de la nueva era. Y algunos lo han hecho. Así de bien orquestada sigue la manipulación en Nou. Anda y que les den.
Publicar un comentario