24 octubre 2012

Una egoísta forma de "solidaridad"

Los representantes de la patronal farmacéutica, ayer a las puertas del Palau de la Generalitat.

Ayer, varios centenares de empresarios farmacéuticos de todo el País Valencià marcharon por las calles de València para protestar por los 600 millones de euros que —según sus datos— les adeuda la Generalitat. Sí, la extraña construcción no ha sido a propósito, sino a conciencia: aunque hubo cánticos aislados, los farmacéuticos protestaron así, al aire, por su destino, en lugar de reclamar al Consell, responsable de los impagos y de la gestión del dinero público que ha derivado en ellos.

Sin embargo, lo que más me llamó la atención de la protesta es que, en el manifiesto que se leyó a las puertas del Palau de la Generalitat y en sucesivas entrevistas a sus portavoces, los farmacéuticos, además de no cargar las tintas sobre el gobierno de Fabra (que fue el que inició los impagos, ya que Camps, con mujer farmacéutica, los mantuvo al corriente hasta su dimisión), hicieran "un llamamiento a la sociedad civil para que se sume" a ella.

Seguir leyendo en Cremats.
Publicar un comentario