28 agosto 2012

Recesión forever

Condenar a todo un país y sus futuras generaciones no es motivo para no sonreír a las cámaras.

Revisando la  prensa de estos días, leo que el ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero mintió en sus últimos meses al frente del gobierno respecto a la recesión económica, que habría empezado a producirse ya en verano del pasado año y no justo cuando agonizaba su última legislatura en vísperas electorales, como se sostuvo entonces. Así pues, los españoles no afrontaron aquellos comicios sabiendo con rotunda firmeza el resultado de la política de recortes aplicada por Zapatero durante su último año en la Moncloa: menor productividad, más pobreza, y más paro.

Lo trágico del asunto es que, un año después, el gobierno resultante de aquellas elecciones, el de un PP que las ganó prometiendo hacer lo contrario que su predecesor apelando en muchas ocasiones a argumentos lógicos y aplastantes ("subir el IVA penaliza a los que peor lo están pasando, retrae el consumo y genera como resultado más paro y más crisis", dijeron los peperos reiteradamente cuando los sociatas —perdonen la terminología, pero convendremos en que ni unos son "populares", ni los otros "socialistas"— subieron el IVA del 16% al 18%), una vez en la poltrona no solo no se desviaron del guión emprendido por sus predecesores, sino que lo aceleraron en una vorágine destructiva que nos sitúa en el alarmante estado actual.

Seguir leyendo en Cremats...
Publicar un comentario