10 agosto 2012

Más allá de Pastor


No por menos esperada, la salida forzada de la periodista Ana Pastor de RTVE ha despertado esta semana numerosas reacciones (incluso en la prensa extranjera) y el hecho no carece de lógica. Pastor era una brillante entrevistadora y se había convertido, con sus incisivas preguntas a diestro y menos diestro (de la siniestra, en la tele, dejan salir a pocos), en uno de los escasos referentes informativos del escenario mediático estatal y símbolo del presunto camino hacia la independencia del ente público. Un camino que el PP cercenó primero con el cambio legislativo que le permitía elegir al director de RTVE mediante el empleo de su mayoría absoluta en el Congreso (antes era necesario el acuerdo de dos tercios de la cámara), y que ya se percibe tanto en los contenidos como en los numerosos cambios de personal y despidos, de los que el de Pastor es el más simbólico.

Es, cierto, una lástima, pero considero que convendría —si nuestro deseo es un mejor ecosistema mediático y no quedarnos en la superficie— poner las cosas en su justo lugar, porque si es evidente que el nuevo viraje de RTVE invita a presagiar un futuro inmediato bochornoso, no lo es menos que su reciente pasado tampoco es la panacea, y su elevado prestigio no es sino el reflejo de un panorama mediático español ciertamente infecto.

Seguir leyendo en Cremats...
Publicar un comentario