19 octubre 2010

Un timo detrás de otro

"Hace tan solo tres semanas, la vida era de color de rosa en la Comunitat Valenciana. Eso —anécdotas pétreas y zumbido habitual de la oposición de izquierdas al margen- era al menos lo que un valenciano medio podía extraer de las palabras que desde la tribuna principal de Les Corts lanzaba la máxima autoridad autonómica Francisco Camps. El Consell tenía más miles de millones para invertir aquí y allá y si algo no andaba del todo bien en sus dominios, la culpa era de ese ogro exterior llamado ZP (el medio millón de parados valencianos al regresaríamos días después, también). De acuerdo pues. Entonces, ¿qué ha sucedido desde entonces hasta ahora para que se haya anunciado la paralización de un proyecto tan "necesario" como la Torre de la Música—con la boquita muy pequeña- que según se anunció en 2007 se estrenaría este año? ¿Lo iba a construir también -como el inútil hospital de Haití - la Fundación Solidaria Entre Pueblos? Y, antes de la paralización, ¿cómo pensaban pasar de la nada actual (hasta la primera piedra que se puso ayer hace dos años era virtual) a los 27 pisos que deberían estar inaugurados antes del 31 de diciembre de este año? ¿O es que no hay dinero?"
Es el principio de Un timo detrás de otro, mi columna de hoy en l'Informatiu que pueden leer completa siguiendo este enlace.
Publicar un comentario