13 octubre 2010

Responsables irresponsables

"Cuando sean las 22 horas de hoy se cumplirá una semana desde que la Cadena Ser y el diario El País desvelaran un nuevo escándalo de desviación de fondos públicos de los valencianos que, dos días después, el diario Levante-EMV señalaría como la punta del iceberg de un gran entramado; el orquestado mediante un entramado de empresas que, con la connivencia aparente de altos cargos de la Conselleria de Solidaridad y Ciudadanía (así lo señalan las informaciones publicadas sin que a día de hoy haya habido un desmentido rotundo por parte del organismo) que comanda Rafael Blasco. Todo, a tenor de lo publicado, para desviar fondos públicos de la precaria ayuda valenciana a cooperación hasta una serie de empresas cuyo principal nexo de unión conocido hasta la fecha es que ninguna de ellas está precisamente especializada en la materia (y sí en informática, productos farmacéuticos, etcétera). Vamos, siete días desde un escándalo en toda regla. Y siete días sin que ninguno de los sujetos políticos de estas informaciones haya asumido responsabilidad alguna, si no en la comisión de actos ilícitos, en que estos aparentes desmanes hayan sucedido bajo en el área cuya correcta supervisión les compete.

No hace falta señalar que muchos, muchísimos -y más en los pagos que a todos nos gusta admirar-, por mucho menos abandonaron su cargo. Pero esto es València y la dignidad de nuestros gobernantes está más cerca -ya sea por cuestión de latitud o de escuela- de la de los que mandan en Sicilia, que de la de los que lo hacen en las viejas democracias europeas."
Es el principio -casi la mitad- de Responsables irresponsables, mi columna de hoy en l'Informatiu, que pueden leer completa siguiendo este enlace.
Publicar un comentario