20 octubre 2010

Como para no creérselo

"Yo ya he estado en Madrid. Sí, sé que este no es sitio para hablar de uno, pero se lo cuento porque, atendiendo al revuelo que está originando el inminente estreno del AVE Madrid-València y a las grandes frases que lanzan algunos políticos y recogen con entusiasmo otros tantos medios en sus titulares, parece que hasta la fecha haber visitado la capital de España hubiera sido cosa de leyenda. Lo mío, la mayoría de las veces, no tuvo mucho mérito: viajé en Auto-Res (y en Alaris alguna vez, si se estiraba el jefe).

Sí, nada nos impedía hasta ahora viajar entre València y la meseta, ni a los madrileños venir a armarla a las playas "de levante", pero que ahora vayamos a tener un tren que permita a la gente pudiente viajar ahorrándose un par de horas entre un punto y otro tiene mareados a los pocos ricos y a los muchos pobres de nuestras tierras. Aún faltan unos meses para que eso suceda, pero, como si no hubiéramos aprendido nada de nuestro pasado reciente, unos y otros se lanzan a quitarle el pan a Octavio Aceves y hacer pronósticos de futuro."
Así empieza Como para no creérselo, mi columna de hoy en l'Informatiu, que pueden terminar de leer siguiendo este enlace.
Publicar un comentario