22 septiembre 2010

Lo del 29 será una huelga

"Aún falta una semana pero la presión ya es asfixiante. Me refiero a la de los que llevan las riendas del fracasado sistema en que vivimos y que llevan poniendo todos los medios con que cuentan a su disposición -nunca mejor dicho- para tratar de hacer fracasar la Huelga General del próximo día 29 y con ello hacer a los españoles comulgar con otra -una más- de sus ruedas de molino. Sí, he escrito "sistema" y me he referido a unos señores diciendo que "llevan sus riendas", y seguro que algunos ya han pensado a esas alturas que soy otro chiflado antisistema; seguramente los mismos que por norma general no se plantean cuestiones como por qué le ha dado ahora a todos los medios de comunicación de masas españoles -los de derecha y los de menos derecha- por criticar el sindicalismo y el derecho legítimo de huelga.

En fin, el caso es que los pocos que tienen la mayoría del dinero y con él, los grandes medios (incluidos todos sus voceros), tras convencer al personal de mentiras como que la supresión del impuesto de patrimonio que solo les afecta a ellos es una "bajada de impuestos general"; que la implantación de un impuesto a las transacciones financieras internacionales -que también les afectaría básicamente a ellos- es algo "imposible", "irrisorio" o "descabellado"; que para solucionar la crisis que crearon especuladores como ellos, la pérdida de derechos laborales por parte de los trabajadores es una medida "imprescindible" e "inevitable"; o que lo que es bueno para el "mercado" -como las rebajas salariales- es bueno para los trabajadores; los mismos que han convencido a media España de todo eso, ahora quieren darnos la puntilla."
Es el principio de Lo del 29 será una huelga, mi columna de hoy en l'Informatiu -que pueden leer íntegra pinchando aquí-. La columna está inspirada en el divertido y educativo vídeo que les enlazo a continuación (inspirado a su vez en un gag Monty Python, como bien me apuntó ayer mi amigo César), y fundamentalmente motivada por el hartazgo que genera la campaña de lavado de cerebro que están ejerciendo los medios de comunicación de masas del país durante las últimas fechas en contra de la huelga, el sindicalismo y los derechos laborales. Si se fijan, en joder a los trabajadores -hay que decirlo alto y claro- es en lo único en que se han puesto de acuerdo PSOE y PP en las dos últimas legislaturas. Y según los medios deberíamos estar de enhorabuena.

Publicar un comentario