30 septiembre 2010

Carta blanca

"Los sindicatos hablan de éxito y el Gobierno destaca la normalidad" titulaba ayer el Telediario 1 de RTVE -en su línea de manipulación elegante (dando por hecho la "normalidad" e indicando que el "éxito" es una opinión de los sindicatos)- su noticia de apertura sobre la Huelga General. En el mismo informativo, los ciudadanos podían ver al Presidente del Gobierno sonreír abiertamente mientras centenares de miles de españoles -seguramente menos de los que harían falta para hacerle cambiar de idea- protestaban en las calles y perdían más de lo que les supondría el jornal del día, para señalarle que sus recortes sociales y laborales son cualquier cosa menos socialistas. Quizás a Zapatero la sonrisa se la generaba pensar que, según su percepción, la sociedad española está lo suficientemente adormecida e inmovilizada como para poder regalar a "sus jefes" -que, aunque debiera ser así, no somos nosotros- el retraso en la edad de jubilación en lo que le queda de legislatura. Es un presidente muy sacrificado.

Eso sucedía mientras las calles hablaban. Y las de Valencia y los pueblos de los alrededores -de los que tuve noticias- lo hacían claro."
Así empieza mi larga -había muchas cosas que contar- columna de hoy en l'Informatiu a propósito de la jornada de Huelga General. Carta blanca es su título y pueden continuar leyéndola siguiendo este enlace.
Publicar un comentario