08 junio 2010

Manual de desmovilización social

"Si atendemos a las divertidísimas crónicas que Javier Cavanilles nos ha ido dejando de su estancia en los aledaños del Hotel Dolce de Sitges la pasada semana, parece que ninguno de los integrantes de la comitiva de bienvenida a los "Amos del Mundo" detectó entre los invitados del Club Bilderberg, a Cándido Méndez ni a Ignacio Fernández Toxo. Sin embargo, no me extrañaría nada que, cuando la lista de asistentes se haga oficial, los nombres de los líderes de UGT y CCOO aparecieran en ella. Y es que si Bilderberg es el lugar donde se pergeñan las conspiraciones mediante las cuales los amos del mundo hacen con nosotros lo que quieren, parece el sitio más indicado para que se haya urdido el plan -o éste se imparta de modo magistral a otros poderosos que quieran anular a su clase trabajadora- que está consiguiendo que, ante una de las crisis mayores que ha padecido España y la amenaza de más recortes en el estado del bienestar (tras los ya aprobados hace unos días), los ciudadanos estemos tranquilitos y callados, en casa o en el trabajo, pero con la cabeza bien gacha".
Éste es el principio de Manual de desmovilización social, mi columna de hoy en l'Informatiu, que pueden seguir leyendo aquí. La de ayer, en clave de actualidad local valenciana y titulada Mentiras en la arena, tampoco estaba mal del todo.
Publicar un comentario