17 junio 2010

La crisis, por J.J. Abrams

"Hace unas semanas que terminó Perdidos, la serie que encumbró al olimpo televisivo a su creador J.J. Abrams. Perdidos, por si no la han visto -y tranquilícense todos porque no voy a desvelar ningún misterio- tenía una virtud indiscutible: su capacidad de enganche. Abrams rizo el rizo con ella desde el primer instante, pues desde el minuto uno planteaba el primer misterio, que era saber dónde estaban los protagonistas. Eso mantenía al espectador pegado a la butaca, pero no habría sido suficiente para atrapar a tantos seguidores. La clave definitiva de su éxito era que prácticamente en cada episodio se introducía un nuevo misterio -¿Qué hace un oso polar en la isla? ¿Qué es ese humo mortal? ¿Qué significa ese número?- y pocos o ninguno de ellos llegaban a resolverse nunca; aunque eran tantas las nuevas claves introducidas que, llegados a las últimas temporadas de la serie, el espectador apenas recordaba ya cómo había empezado todo o hacía caso a que las piezas encajaran.

Les cuento todo eso, porque ayer me vino la serie a la mente como una metáfora perfecta de la crisis que llevamos ya años padeciendo, hasta el punto de que su guión, emitido en directo día tras día en los medios de comunicación, podría haberlo firmado el propio Abrams."
Es el principio de La crisis, por J.J. Abrams, mi columna de hoy en l'Informatiu. Si quieren pueden leerla completa aquí.
Publicar un comentario