10 junio 2010

Cuestión de luces

"No hay ni un euro para los barrios". Lo dijo así, tal cual, Rita Barberá la pasada semana. Primero se lo dijo a la Presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Ciudad y luego a todos los medios de comunicación, así que no iba en broma. No obstante no hacía falta tanto aviso para que lo intuyéramos. Es más, muchos -los agoreros, los de la "política del no", etcétera-, llevábamos avisando de que pasaría desde hace mucho tiempo. Que no, que uno no se puede gastar un dinero desmesurado en gilipolleces como el mantenimiento del Puente de las Flores; que es de estúpidos pensar que la inversión millonaria que cuesta estrenar para España la película nueva de James Bond se va a recuperar con creces; que en los barrios hay miles de necesidades que subsanar con el dinero del Plan E antes que gastarlo en campos de fútbol de césped artificial, y así hasta el infinito. Pero claro, Rita, la alcaldesa de "todos" los valencianos -hasta que la calle y las urnas demuestren lo contrario- tenía razón, y los que poníamos y ponemos el grito en el cielo ante tanto despilfarro inútil, somos unos cenizos. "La culpa es de Zapatero" añadió tras el anuncio la alcaldesa. Y el círculo de la estupidez se cerró."
Es solo el principio de Cuestión de luces, mi columna de hoy en l'Informatiu, que pueden continuar leyendo aquí.
Publicar un comentario