17 febrero 2010

Es un trabajo duro

"Lo interesante de la conversación llegó cuando mi amigo me apuntó nuestra osadía y dureza al llamar a los trabajadores en el espacio de propaganda -los simulacros de informativo que perpetra Canal 9- por su nombre y apellidos. “Trabajar allí es muy duro” me comentó y, en principio le contesté que imaginaba que sí. Sin embargo no pasaron dos segundos hasta que se nubló el cielo sobre mi cabeza y me salió del alma una continuación: “pero más duro debe ser renunciar a un trabajo porque lo que quieres hacer periodismo y no engañar a tu audiencia”."
Es un fragmento de Es un trabajo duro, mi columna de hoy en l'Informatiu, y la tercera de una semana en el que algún gracioso hacker se ha empeñado en tumbar el diario, empeño en el que ha demostrado más pericia que nuestros informáticos en evitar su ataque. A ver cuanto aguanta el último arreglo. Si se quedaron con las ganas de leer las anteriores, áyer escribí Una broma que ya no hace gracia, mientras que la del lunes se titulaba Adiós, Copa, adiós.
Publicar un comentario