07 diciembre 2009

Poco que celebrar

"Hay que reconocer que al principio, durante los primeros años posteriores a la aprobación de la actual Constitución, prácticamente todos los españoles tendrían motivos para celebrar su aprobación. Por un lado lo harían, obviamente, los que por motivos ideológicos o personales sufrieron con más dureza los estragos del franquismo, que vieron como a través del documento recuperaban algunos derechos de los que nunca se les debía haber privado. Pero también la celebraban los mediocres, cómplices e instigadores del régimen, que tras haber obtenido en él y gracias a él su posición, veían como con la llegada de la democracia y de este texto tampoco les retiraba de su ilegítima condición."
Es el principio de mi texto de hoy en l'Informatiu. Pueden leerlo completo aquí.
Publicar un comentario