02 octubre 2009

Tres años y un día

No, no es la condena mínima que exijo para alguno de los mafiosillos que manejan los hilos por mis tierras, sino el tiempo que llevo escribiendo en este blog. Y parece que aún fue ayer. Gracias a todos los que os asomáis regularmente por aquí, algunos de los cuáles se han convertido ya en verdaderos amigos. Encontraros ha sido un placer.

Y perdonad si últimamente no escribo con la frecuencia de antaño. Espero poder contaros en breve el porqué. Un abrazo.

*En la foto, mi sobrino Amadou -que nació un día antes que este blog- celebrando su cumple junto a su tío, cuya imagen he preferido omitir por razones puramente estéticas.
Publicar un comentario