22 octubre 2009

Escuela de irresponsables

Cuentan hoy los diarios y los informativos de radio y televisión que mañana la flota pesquera española hará sonar sus sirenas en apoyo al Alakrana. Ya saben, y si no se lo recuerdo, que el Alakrana es el pesquero español secuestrado hace un mes por piratas somalíes cuando decidió salir de aguas protegidas para faenar en caladeros donde no tenía permiso ni protección para hacerlo, y que son coto privado de estos bucaneros. Vamos, que los pescadores del Alakrana llevan un mes secuestrados entre otros motivos por haber delinquido. Entiendo que el personal sienta cierta simpatía con estos pescadores y sus familiares (exclusivamente motivada por la nacionalidad española de algunos de ellos, en caso contrario no habrían oído hablar del asunto), aunque el dato de que faenaban donde no tocaba es harto importante para entender lo sucedido, y debería estar siempre presente a la hora de valorar la situación de los marineros y de las medidas que decidan tomar sus familiares, amigos y, más que nadie, las autoridades españolas.

Y es que si se tiene en cuenta, no cabe más que preguntarse a qué santo se manifiestan los familiares de los pescadores frente a sus ayuntamientos. ¿Por qué no se manifiestan frente a la casa del armador del barco, si es que ha obligado a los pescadores a faenar en caladeros ilegales? ¿Por qué no protestan mañana todos los pescadores porque se les obligue a faenar ilegalmente? ¿O es que lo hacen por voluntad propia? ¿Por qué los pescadores ahora secuestrados, si les obligaron a faenar ilegalmente, no se negaron y denunciaron al armador? Todo eso se preguntaría la ciudadanía si se informara correctamente sobre lo sucedido, pero en cambio se apela al factor lastimero y la irresponsabilidad se pasa por alto.

"Haga usted lo que le dé la gana y, si las cosas se tuercen, pida ayuda al Estado" parecen invitar los medios de comunicación a su audiencia con éste y otros asuntos, en lo que no parece otra cosa que una escuela de irresponsables. ¿Quién no ha escuchado, visto o leído mil reportajes sobre incautos que compraron pisos y coches hace meses empleando para ello prácticamente todo su sueldo y ahora se las ven crudas para pagarlos? Dudo que alguien. ¿Pero han visto alguno en que se señale cómo prácticamente todos ellos, además de cómplices del descalabro que ahora vivimos, son los principales responsables de lo que les sucede? Lo dudo mucho. Se supone que los irresponsables deben darnos pena; pero qué quieren que les diga, mientras se empecinen en echar toda la culpa de lo que les pasa a los demás, a mí no me dan ninguna. Y los medios, con tan vergonzosa actitud, son cómplices de todo ello.
Publicar un comentario