08 octubre 2009

Así no, President

Así no, President. Es cierto que, como le decía ayer, la única salida digna que le quedaba pasaba por negar las afirmaciones de sus amigos en las grabaciones que llenan el sumario que desveló el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y que le ubican en medio de una trama de chusco mangoneo de enormes dimensiones. Pero no solo pasaba por eso, sino por reconocer la evidencia de que participó de ello (llegados a este punto, se le permite matizarlo como usted quiera: "es que me engañaron", que yo era muy inocente", "que creía que todo el mundo es bueno"...) y, obviamente, por denunciar a sus presuntos colegas.

Y es que, si todavía hoy se siguieran grabando las conversaciones que estos mantienen entre sí desde sus celdas, además de "el curita" o "el hijo puta del Presidente", en breve seguramente también acabaríamos escuchando a alguno de sus amigos del alma llamarle "el listo" o "el jeta", habida cuenta de que no se le cae la cara de vergüenza por anunciar a los valencianos una cosa, para pasarse inmediatamente su promesa por el arco del triunfo. ¿Quién en su sano juicio va a creer ahora que va a denunciar a Crespo o a "el Bigotes" por lo que dicen en las conversaciones interceptadas judicialmente, cuando ya anunció que iba a hacer lo propio hace meses cuando se filtraron las primeras y aún siguen esperando su denuncia en los juzgados? No prometa, hágalo. Porque si no, ¿qué ingenuo va a creer en su inocencia a estas alturas, cuando las conversaciones interceptadas entre los estafadores, y entre los estafadores, usted y algunos destacados miembros de su gobierno, revelan que buena parte de su "agenda política", en lugar de estar marcada por las necesidades del pueblo valenciano -en un momento de especial apuro- se centraba en satisfacer sus intereses particulares? Así no, President. Actúe, o si no, deje ya de insultarnos a todos, de tratar a los valencianos como a imbéciles, y de amancillar nuestras instituciones. Y, como le dijeron acertadamente la pasada semana en el Debate de la Comunitat, váyase a paseo.

La foto que ilustra este post, sin modificar, es obra de Luis Sevillano para El País.
Publicar un comentario