17 septiembre 2009

Valencia es para los 'listos'

Hace unos días me llegaba al correo el anuncio de la presentación en sociedad de un nuevo club social fundado en Valencia. La nota de prensa del club, llamado Moddos, decía entre otras cosas, lo siguiente:
"[Moddos] no es una mera red social. Se trata de un proyecto pionero que nace con el objetivo de crear una comunidad de personas afines que compartan los mismos intereses, gustos y aficiones. [...] Es un club privado y como tal, elige quien puede ser miembro del mismo. Son personas con un perfil socio-cultural alto. Pero no se circunscribe al plano económico: “es gente que se mueve, que sale, que entra, que le gusta la gastronomía, la cultura y el arte, que viaja, que compra, que consume, que ríe, que se divierte, que se relaciona y potencia sus relaciones. En definitiva, personas con inquietudes e intereses comunes que vive con intensidad” comentan los responsables del proyecto."
La presentación tuvo lugar anoche en el Hotel Westin de la ciudad y de ella daba hoy cuenta la gran Bel Aliño en el artículo Únete a mi club, o sea que publicaba hoy la edición autonómica de El Mundo. En él definía con claridad los objetivos de sus fundadores y miembros, crear "un club de amigos Vips, naturalmente, pero además un espacio de intercambio, de mutua ayuda. Un círculo para generar negocios y privilegios y crear nuevas formas de relación". Vamos, como el Opus Dei o los Legionarios de Cristo pero a cara descubierta y sin necesidad de hacer el paripé rezando. La verdad es que con el sitio para establecer el club, sus creadores han dado en el clavo: la capital de una comunidad por debajo de la media española en renta per cápita (y bajando) pero que de puertas hacia afuera vende imagen de lujo. No les faltaran niñas operadas y emperifolladas a todo lujo, enviadas por los padres a ver si las hacen socias y allí las colocan a un ricachón. De alguna manera habrá que medrar.

--------------------------------------------

Por otro lado, tan sólo unas horas después de que los últimos miembros del selecto club Moddos abandonaran la pista de la discoteca Mya, en la que celebraron el fin de su primer encuentro, el pueblo llano valenciano podía empezar a disfrutar de una fiesta a su altura: el Valencia Bierfest. ¿Cómo? Sencillamente una fiesta que pretende recrear el espíritu del Oktoberfest alemán en Valencia -es decir, que la gente se ponga ciega de cerveza-. La idea es encomiable y por mi parte no cambiaría el Oktoberfest por tener que soportar a un pijo insufrible para conseguir un trabajo en un sarao de Moddos (lo sé, así nunca llegaré a nada en la vida). Pero no podía ser perfecto: el sarao lo organiza -citando sus palabras- "un grupo de empresarios con gran experiencia en la celebración de eventos". ¿Y qué hacen los "expertos en eventos" en Valencia? Como todo el mundo sabe -al menos en el resto de España- tratar de sablar a los valencianos. 4 euros y medio vale una jarra de medio litro de una marca que en el súper vale euro y medio máximo. 9, el litro. Es un timo de aquí te espero, pero no podemos echar la culpa a los organizadores; después de ver pasar por aquí y llevárselos calientes a Bertarelli, Eccleston, Agag, su amigo El Bigotes, los de la fórmula 1 de la hípica, los de la fórmula 1 del aire y hasta al mismísimo "santo padre", lo que sería de idiotas es no intentarlo.
Publicar un comentario