20 septiembre 2009

Sin coche, y sin vergüenza (bis)

Que el Ayuntamiento de Valencia opte de nuevo este año por pasar el Día Europeo Sin Coche de un día laborable a un domingo -el próximo martes es el día programado por la UE para que los consistorios que lo deseen se acojan a esta actividad-, además de poner de manifiesto que el grupo municipal liderado por Rita Barberá se suma al acto por puro paripé, cuando no para demostrar que se chotea de los objetivos del acto en sí; pone en evidencia además que Barberá y los suyos tienen un muy bajo concepto de la inteligencia de sus electores, que creerá incapaces de asimilar tal tomadura de pelo. Los que no la votamos, ven, tenemos esa ventaja.

Mientras otras urbes se suman a esta propuesta para concienciar a sus ciudadanos de cara a Sin cocheque abandonen un modo de desplazarse perjudicial a todos los niveles, al tiempo que para poner a prueba el funcionamiento de sus alternativas de transporte público, Rita Barberá trata de engañar a sus seguidores diciendo que se suma a la jornada de boquilla, al tiempo que organiza una "alternativa" carente de contenidos. No obstante, el dislate del consistorio valenciano no se ha limitado a trasladar la jornada al día en que habitualmente la ciudad se queda sin coches; pues a ello se suma que halla hecho coincidir con la jornada el Festival Aéreo Ciudad de Valencia, despilfarro injustificado no sólo de presupuesto público (este año no ha contado con patrocinio privado), sino de contaminación, dada la ingente cantidad de gases tóxicos que vierten a la atmósfera los ingenios aéreos participantes en el espectáculo. Si a ello se le suma que los asistentes que optaron por acudir en transporte público al evento no encontraron un servicio reforzado, sino convoyes de tranvía pasando con la tardanza habitual y que, además, en algunos casos no se detenían por venir llenos de paradas anteriores, el mensaje lanzado por Barberá a sus ciudadanos con la jornada fue inequívoco: en Valencia, cojan el coche.

PD: Durante el rato que he tardado en escribir esto he percibido una notable sensación de déjà vu, y no era para menos. El año pasado escribí Sin coche, y sin vergüenza, que podría haber reproducido aquí en su integridad. Hasta la posdata valía: hoy también juega el Valencia CF en casa y me juego lo que quieran a que volverá a suceder lo mismo. Pero relájense, sólo engañan y se ríen de quien se deja engañar y burlar.
Publicar un comentario