21 septiembre 2009

Los cubanos son lo de menos

Menuda han montado los de siempre con el concierto por la "Paz sin fronteras" de Juanes y sus amigos en La Habana. Mientras el pasado año Juanes hacía el mismo concierto en Colombia, el país cuyo gobierno -pese a haber salido de las urnas- viola más sistemáticamente los derechos humanos de sus ciudadanos en toda América Latina (sí, quizás se deba a que a los Castro no les queda tanta oposición interna, pero lo cierto es que Colombia es el país con más presos políticos y opositores -desde sindicalistas a activistas, e incluso ciudadanos que simplemente están donde molestan a los intereses del gobierno- asesinados), no pasó absolutamente nada. Pero ahora hace el show en Cuba y montan un cirio. Y lo peor de todo es que todo el tinglado sirve, además de para distorsionar en España la imagen de América Latina, para potenciar a unos artistas que proporcionan suculentos beneficios al entramado empresarial que airea la noticia. ¿Qué polémica suscitó en España el concierto que dio Audioslave, la primera banda estadounidense de rock que, con mensajes más contundentes, actuó en el mismo lugar y reunió a un similar número de personas en 2005? Ninguno. Como tantos otros similares.

Nunca olvidaré cómo, al poco de frenar Yeltsin el golpe de Estado con el que el viejo aparato del Partido Comunista realizó el último intento de mantener unida la URSS bajo su yugo, uno de los gestos del gobierno del gobernador ruso para marcar un antes y un después de su política y liberar a la población fue realizar un concierto de rock gratuito de bandas internacionales. AC/DC, Metallica, Pantera y Black Crowes reunieron a más de medio millón de personas que, eso sí, se tuvieron que enfrentar a la policía soviética, todavía no adaptada a los "nuevos tiempos". Fue, que yo recuerde, uno de los últimos hitos revolucionarios de la historia del rock a gran nivel. ¿Se habló de ello en España? En absoluto. Si hubieran tocado Mecano o La Unión... Ya les digo, lo peor de todo esto, es que Cuba y los cubanos les importan un bledo.


Publicar un comentario