23 septiembre 2009

A la espera

Si no fuera porque el asunto en general da pena, la rabieta de la Ser, El País y el resto de medios del grupo Prisa contra el gobierno a resultas de la aprobación de la TDT de pago, podría resultar un elemento pedagógico de sumo interés para la población. Y no sólo por la triste evidencia de la mediocridad, no de estos medios por defender los intereses de la empresa, sino de sus periodistas estrella, que llevan comportándose unas semanas como perros de presa dispuestos a atacar con fiereza igualmente a tirios y troyanos si lo manda la voz de su amo. No, sino porque hasta atendiendo a medios interesados y a voceros disfrazados de periodistas, uno es capaz de entender lo que sucede. Obviamente, comparando diferentes voces.

Uno de los ejemplos más claros lo brindaba la dupla El País/Público el pasado viernes, a costa de la medio anunciada subida de impuestos del ejecutivo central para sanear las arcas públicas. Y es que mientras el periódico del grupo comandado por Juan Luis Cebrián, se empeña ahora en mostrar un lado oscuro del gobierno de Zapatero que hasta hace escasas fechas parecía no ver*, el del grupo de Jaume Roures, abiertamente prosocialista en sus páginas de política nacional (las peores del diario), ha aprovechado el desconcierto que está suponiendo el cambio de rumbo de El País para tratar de pescar lectores entre los socialistas que decidan quitar al "global" de debajo de sus brazos. Así El País, señalando lo poco de izquierdas que podría ser el gobierno de Zapatero, daba por hecha en su información la subida del IVA al 18% en los productos que antes gravaba al 16. En cambio, Público titulaba ese día que el gobierno estudiaba subir "impuestos a los más ricos", quedando relegada la subida del IVA, que señalaba como "casi decidida" a uno de los últimos párrafos del largo reportaje. ¿Qué podemos deducir de esto que sea real? Pues en lo que ambos diarios coinciden: que de subir el IVA no es una medida de izquierdas y daña la imagen de Zapatero -por eso El País lo destaca y Público lo esconde-, mientras que subir los impuestos a los ricos, como dice Público que estudia el gobierno, además de tratarse de una imagen de izquierdas es lo que la mayoría de la población valoraría positivamente -de ahí que Público traté de lanzar esa imagen del gobierno del PSOE-. Sencillo y esclarecedor. Y ahora, sabido ya, sólo nos cabe esperar a ver si Zapatero se ubica a la izquierda por primera vez en la presente legislatura o sube el IVA y demuestra que las diferencias económicas entre el PSOE y el PP no son más que una mera pamplina. Esperaremos.

*Cabe apuntar que el celo que ponen ahora los medios del grupo Prisa en la política de Zapatero no se ha traducido en un trato más próximo a propuestas de izquierda de otros grupos, sino en dar más bola al PP. ¿El País apoyando políticas de izquierda? Antes lo cierran.

De un tiempo a esta parte, Zapatero sólo parece de izquierdas en Público (que no en público).
Publicar un comentario