02 agosto 2009

Ni del empresario "ejemplar" ni de los cuarenta ladrones

Todos y cada uno de los concejales del Ayuntamiento de Villarreal -12 del PP, 9 del PSOE y 2 del Bloc-, sólo por lograr el acta de concejal, reciben automáticamente sendos pases -valorados cada uno en 5.000 euros*- para asistir con todo lujo de atenciones a todos los partidos del Villarreal CF en el estadio del Madrigal. Se podría entender que se trata de "una cortesía" de Fernando Roig, presidente del club de fútbol y conocido empresario valenciano, para con los ediles del municipio que da nombre a su equipo; aunque también se podría decir que se trata de una compra anticipada de voluntades para favorecer que el viento consistorial sople a favor, tanto en los momentos buenos como en los malos. Todo depende de lo que uno quiera entender. Eso sí, si como pasó hace una semana, la Fiscalía Provincial de Castellón presenta una denuncia contra Fernando Roig y su consejo de administración por defraudar presuntamente más de medio millón de euros en IVA a la Hacienda Pública, y todos los concejales -excepto los dos del Bloc, en un momentáneo ataque de la lucidez que no les acompañó al aceptar los pases- presentan una moción en el Ayuntamiento para apoyar a Roig, poco margen queda al entendimiento.

La noticia que desvela hoy Sergi Pitarch en Levante-EMV (que en un país democráticamente maduro debería traducirse con la renuncia al acta de los 21 concejales) sale a la luz tan solo un día antes de que el TSJ valenciano se pronuncie sobre el archivo o la apertura de juicio oral de la causa contra el President de la Generalitat Francisco Camps, el número dos del PP en la Comunitat Ricardo Costa, y otros tres altos cargos dependientes del primero, por -presuntamente- haber recibido cada uno trajes por un montante superior al salario anual de la mayoría de españoles de una trama con intereses económicos en la región que gobiernan. Llega pues con el don de la oportunidad esa noticia, pues lejos de servir como difusor de responsabilidades, debería alertar del grado de permisividad a la podredumbre que ha alcanzado el sistema democrático en la Comunitat Valenciana. Y debería también servir para que los ciudadanos extremen mañana su atención sobre la decisión que tome el Tribunal Superior de Justicia valenciano. Pues mañana este tribunal no decidirá sólo sobre "cuatro trajes"**, sino que determinará si, como esperamos, todo este tipo de regalías a los políticos son intolerables en un sistema democrático maduro y transparente, y como tal deben ser perseguidas; o al contrario, el sistema democrático español es un campo abierto a la corrupción en el que nuestros gobernantes pueden trabar amistad y beneficiar al mejor postor, sea éste un empresario "ejemplar", o el mismísimo Ali Babá junto a sus cuarenta ladrones. Veremos. Pero les avanzo ya: si los jueces deciden que toda esta mangonería no es condenable, no respetaremos. Yo al menos.

*No son los pases de Tribuna VIP que contempla la web del club, sino otros superiores que otros clubs sí incluyen en sus tarifas mientras que el Villarreal FC vende al margen.
**Por otro lado, lo de que todavía se juzguen "cuatro trajes" es de juzgado de guardia (perdonen el chiste fácil), cuando día sí, día también, nos enteramos de nuevos regalos de la trama de Correa a altos cargos del gobierno valenciano del Partido Popular. Si a estas alturas quedara uno sin "regalo" sería la excepción.
Publicar un comentario