08 julio 2009

El hazmerreír de España

"El "caso Gürtel" condena políticamente a Francisco Camps pero no por lo que puede haber hecho ante de que estallara la trama de corrupción, que eso lo decidirá la justicia, sino por su actuación posterior. Cuando está rodeado de dudas y sospechas un dirigente político ha de querer y poder dar explicaciones, y darlas. Su silencio es el reconocimiento de su culpa, y eso solo se arregla dimitiendo. Lo sabe Camps y lo saben sus colaboradores más directos. Saben que está haciendo el ridículo, que son el hazmerreír de España."
Este es sólo un fragmento del artículo que ha publicado Julià Álvaro hoy en su blog. Su título es Bastaría un segundo de dignidad, y les recomiendo su lectura íntegra, porque no tiene desperdicio. Pero si les he extraído este fragmento y no otro es porque en él reside la clave que puede servir para empezar a derrumbar la hegemonía del Partido Popular en la Comunitat. El PP ha construido su fortaleza vendiendo y convenciendo a los ciudadanos de que con ellos pueden presumir de la Comunitat, de que son los mejores. Esa idea, de profundo calado entre las clases valencianas menos preparadas, reforzada con toneladas de publicidad institucional falaz, con los medios autóctonos amordazados y con los de fuera dejándonos a nuestra (desgraciada) suerte, era muy difícil de rebatir. En cambio ahora, con todos los medios nacionales centrando su mirada en un president y una alcaldesa absolutamente amorales e impresentables, a los partidos de la oposición se les ha presentado una oportunidad única para evidenciar ante la ciudadanía que la fábula vendida por Camps y compañía es mentira; que con estos personajes y su gestión, lejos de ser envidiados, somos el hazmerreír de España. Convencer a los valencianos de eso o poner en duda la imagen utópica vendida por los ultraconsevadores, sería lanzar un torpedo a la línea de flotación del que parece un inexpugnable portaaviones pepero. Por favor, no la dejen pasar.
Publicar un comentario