07 julio 2009

Argumentos de quita y pon

Hace un rato se me ha ocurrido que hoy podría proponerles hacer un pequeño y sencillo experimento. Éste arrojaría similares resultados cualquier día, pero hoy, por la confluencia temporal de diversos sucesos, nos resultará más fácil a todos llegar a una conclusión más sencilla y contundente. El experimento en cuestión consiste en observar si los medios de comunicación hacen de los Derechos Humanos -o más bien de su violación- un argumento sólido e inalterable a la hora de organizar su discurso informativo.

Así pues, les propongo que cojan la prensa de hoy o se sienten ante un noticiario televisivo o radiofónico, y observen en qué noticias están presentes y se comtemplan los Derechos Humanos como objeto informativo (no, recibir regalos de empresas beneficiarias de importantes contratos públicos no es un 'derecho humano' de nuestros gobernantes). Efectivamente, una noticia ha destacado hoy sobre el resto en este sentido: la persecución por motivos étnicos y religiosos de parte de la población de una región de China (que con la connivencia de las autoridades de aquel país, ya ha causado numerosos heridos y fallecidos a manos de turbas ciudadanas). Seguramente, si han seguido la noticia en televisión, no habrán dejado de percibir la cara afectada del presentador al hablar de las constantes violaciones a los Derechos Humanos que tienen lugar en China. Impecable. También, aunque cuesta más percibirla, habrán notado la presencia de la violación de los Derechos Humanos en el trasfondo de algunas de las informaciones sobre el golpe de Estado en Honduras que algunos medios aún tienen la gentileza de ofrecernos; aunque en muchos también es pasado por alto este aspecto y se atiende a factores más peregrinos. Regular pues.

Pero ¿y sobre el encuentro entre el presidente de los EEUU y los dos máximos mandatarios de Rusia, Vladimir Putin y Dmitri Medvédev? ¿Cabría ahí hablar de Derechos Humanos? Teniendo en cuenta que Rusia es uno de los países del mundo occidental que más los viola sistemáticamente, no cabría duda de que su tratamiento en una cumbre como ésta (o que el asunto fuera pasado por alto en una cumbre de este tipo), sería un factor noticiable. ¿Y lo ha tratado así algún medio? Sinceramente, a esta hora de la tarde aún no he encontrado uno solo que haya llevado a titulares que Obama no reprendió a los mandatarios rusos por el recorte de sus libertades; la manipulación de comicios electorales; los cambios legislativos para perpetuarse indefinidamente en el poder -en el caso de Putin sí es así-; sus intervenciones bélicas en regiones internas y vecinas; o los asesinatos impunes de periodistas que se producen periódicamente en el país. ¿Cabría o no tratar todas esas violaciones cuando se habla de Rusia? Ningún medio lo ha hecho hoy. Fatal.

Pero no se escandalicen. Cada vez que se habla de que el gobierno planea regular la inmigración o endurecer los requisitos para ser refugiado en España, y los medios no recalcan indignados que se con ello se están violando los Derechos Humanos, sucede exactamente lo mismo. Resulta pues evidente que no es esta violación un argumen to constante y férreo en los medios, ni el argumento motor de estas noticias. ¿Pero cuál es? ¿Hay alguno? Pues si se fijan, verán que sí lo hay. Y no es otro que el refuerzo de la percepción. Sí, todas estas noticias refuerzan la imagen que ya tenemos de los países que las protagonizan: los chinos "comunistas" violan los derechos humanos; en Honduras no saben organizarse por sí solos sin mano dura; y Rusia, como ya no es "comunista" y es poderosa, pues ya es un país enrollado. Y lo malo es que, si uno no está alerta, hasta se lo acaba por creer.
Publicar un comentario