26 junio 2009

Vistazos - 26 de junio

  • Muchos días me miro el blog y pienso: "a ver si un día te viene la inspiración y escribes algo gracioso". Hoy en cambio, a lo largo del día, me he acordado del blog y he pensado: "vaya parida contaste ayer al personal con la de cosas importantes que hay que decir y machacar". Lo cierto es que no hay jornada que no pase una y no es cuestión de pasarnos todo los días amargándonos, pero también lo es que cuando la que sucede es gorda, bien merece unas líneas. Y la de ayer lo fue, porque si hoy no me he perdido nada, puso punto final (esperemos) a la semana más negra del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Porque si el martes el PSOE nos noqueaba oponiéndose a subir los impuestos a los ricos tras subírnoslos a todos (aunque afectando básicamente a los pobres) una semana antes, el colofón de ayer fue la aprobación de un cambio legislativo para limitar en España la jurisdicción universal, de modo que los tribunales nacionales no puedan intervenir para juzgar crímenes contra la humanidad si de por medio no hay víctimas españolas. Vamos, que el el gobierno de Zapatero ha liderado una moción para dificultar que en adelante se produzcan en España los crímenes contra los derechos humanos que se produzcan fuera de nuestras fronteras. Los socialistas y la derecha limitan la justicia universal titulaba hoy mal El País. Lo cierto es que ha sido toda la derecha, con el PSOE de Zapatero incluido en ella y al frente, la que ha torpedeado la defensa de los derechos humanos en nuestro país. Si casos como la persecución a Pinochet que emprendió el juez Baltasar Garzón nos servían para mirar con cierta esperanza al futuro de nuestra democracia, el episodio de ayer nos provoca el efecto contrario. Como escribió Javier Ibañez en el momento que se anunció la iniciativa, desde ayer contamos con un motivo menos (y los que llevábamos) para sentir orgullo de ser españoles. Zapatero, no crea que todos lo olvidaremos.
  • Precisamente ayer, Javier Ibañez dejó en su blog Cositas de la vida, una de esas entradas que a uno le gustaría firmar. Sereno, incisivo y contundente, su artículo, titulado Vergüenza, motivado por el suceso del inmigrante explotado en una panificadora valenciana que recientemente sufrió la amputación de un brazo y las reacciones que éste ha despertado en nuestra sociedad, supone una radiografía de la España actual tan terrible como certera. No dejen de leerlo.
  • Finalmente no querría dejar de comentarles que estos últimos días he tenido el privilegio de asistir, invitado por los amigos de ACSUD Las Segovias, al Taller de Comunicación Social de una nueva red de oenegés europeas denominada Territoris de Solidaritat. Han sido tres días intensos en los que he tenido la suerte de coincidir con gente magnífica (Progettomondo Mlal, Hermete Onlus, Ingeniería Sin Fronteras, Movimiento Ecológico Argonauta, las amigas sudamericanas de Fundación Ses y GIES Chiclayo...) y descubrir proyectos muy interesantes. Hablaros de todos sería imposible porque apenas los he conocido superficialmente, y muy aburrido relataros el contenido de las jornadas. No obstante, y para elevar el tono de esta entrada, os voy a dejar con un vídeo que se ha proyectado durante las jornadas y que ejemplifica una de las múltiples acciones que hacen estas organizaciones para tratar de cambiar la mentalidad de los ciudadanos de cara a vivir en un mundo más justo y mejor. Esta en particular tuvo lugar en Valencia, en una conocida superficie comercial, en noviembre de 2007. Los autores fueron la Xarxa Valenciana de Consum Responsable, Plataforma Rural del País Valencià, y Veterinarios sin fronteras; que idearon esta divertida forma de denunciar el modo de funcionar de estas superficies y complementar así, de un modo potente, su trabajo más serio y detallado. A ver si me inspira.

Publicar un comentario