30 junio 2009

Menos medios, peor democracia

Mi amiga Alicia Martínez me manda un mail cuyo texto no me resisto a reproducir:
"Todos sabéis de la sangría que está dejando los medios de comunicación de este país sin periodistas. Si la información ya estaba antes manipulada y tergiversada por intereses empresariales y políticos, ahora, con las redacciones condenadas a la mínima expresión la posibilidad de hacer un periodismo que, sea en verdad, garante de las libertades democráticas de nuestro país y expresión de la pluralidad cultural e ideológica desaparece completamente. Y con unos medios débiles, la sociedad que retratan también se debilita. No sólo estamos hablando de unos cuantos despidos (todos los sectores los están sufriendo), estamos hablando de un derecho sin el cual cualquier sociedad se resiente (y sí, ya sé que en nuestro caso era un derecho ya bastante mediatizado), pero si antes había razones para protestar y exigir unos medios de comunicación libres, ahora, que los están desmantelando, con más razón."
Todo lo que cuenta Alicia es cierto, y es triste -o al menos a mí me lo parece- la pasividad con que la sociedad española está asistiendo a esta debacle. Sin embargo, creo que es necesario también aprovechar este instante para que los compañeros periodistas, especialmente los que están en los peldaños más bajos de los mass media, se den cuenta de que plegarse a los intereses empresariales, tergiversar la realidad al gusto del jefe, traicionar en definitiva al periodismo, con la esperanza final de conservar el puesto de trabajo, no acaba dando ese resultado. Muchos "compañeros", durante años han dado su brazo a torcer a las primeras de cambio, escribiendo al dictado, manipulando la realidad, y emponzoñando el buen nombre de nuestra profesión, hasta el punto en que llega el día de hoy y nadie llora nuestra pérdida. No cabe, aunque me pese decirlo, extrañarnos por semajante desafección ciudadana. ¿Queremos que se nos respete? ¿Que se valoren nuestros puestos de trabajo? Reivindiquemos, protestemos, pero hagámoslo con nuestra mejor arma: haciendo y defendiendo el mejor periodismo. Sólo así nuestra profesión tendrá un futuro.

PD: Mañana dejarán de salir las ediciones del gratuito Qué! de Alicante y Vigo. El pasado día 23 lo hizo la de A Coruña. Toda la suerte para los compañeros que tengan la suerte de defender el periodismo en futuras aventuras.
Publicar un comentario