28 junio 2009

5 minutos por el Cabanyal

La del Cabanyal nunca ha sido una disputa justa. Por un lado están los ciudadanos que viven en una zona humilde pero geográficamente privilegiada (junto al mar en una ciudad con vocación turística); y por otro el poder, desde hace lustros en manos de una señora que quiere desplazar a esta gente de sus hogares porque sabe que la zona puede ofrecer enormes rendimientos, pero no quiere que sean estos vecinos los beneficiarios. Pero lo peor es que esta disputa desigual no solo no puede ser considerada un juego por eso, sino porque uno de los contendientes, el de la alcaldesa Rita Barberá -la depredadora tiene nombre, por qué omitirlo-, no está dispuesta ni a aceptar las reglas de la democracia. Así, si durante la larga batalla legal entre vecinos y Ayuntamiento por el futuro del barrio, la Justicia ha decidido, aún sin sentencia firme, a favor de los intereses de la alcaldesa, las excavadoras han entrado en la zona. En cambio, cuando la Justicia ha dado, también sin cerrar definitivamente el caso, la razón a los ciudadanos, Barberá ha seguido demoliendo edificios e intimidando a todos.

Es la situación en que nos encontramos ahora, con Barberá y sus fuerzas del desorden (no olvidemos que -como ha recogido la prensa en numerosas ocasiones- permiten la delincuencia en la zona fomentando la degradación del barrio) ahogando a los vecinos pese a que la última vez que la Justicia se ha pronunciado lo ha hecho a favor de los últimos. Es por eso, que de nuevo os emplazo a que atendáis a la última propuesta de los vecinos del Cabanyal para emplazar al Gobierno central a que obligue a Barberá a detener su marcha. Porque independientemente del caso, de que simpaticemos con él o no, los ciudadanos no nos podemos quedar der brazos cruzados cuando nuestros gobernantes deciden actuar por encima de la ley. Hoy igual no nos afecta, pero ¿y mañana?. Quizás este sea un buen momento para dar, a unos y a otros, un toque de atención. Avisarles de que están ahí para velar por nosotros y nuestros derechos. ¿Lo hacemos? Cuesta menos de cinco minutos.

PD: Hoy Levante-EMV publica un artículo y un despiece que explican con bastante claridad lo que está sucediendo en el barrio. Aquí se los dejo:
Los últimos resistentes al ruido de las palas
´Esto no lo derriban porque no tienen dinero´
La foto que ilustra esta entrada es de Santiago Carreguí y acompañaba a esta noticia del pasado viernes.
Publicar un comentario