04 mayo 2009

Sobre la libertad de prensa y su buen uso

Ayer, como seguramente sabrán, se celebró el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Los medios hablaron bastante de ello y de los informes al respecto de la situación de este importante derecho humano -el de ser libre de informar y ser informado- realizados por distintas organizaciones; aunque a mi parecer aún se habló poco, estando la profesión como está y observándose como no faltan entre nuestros dirigentes -los de aquí, no miren más lejos- algunos que suprimirían gustosos los medios de información libres, con el fin de tener a la gente aún más adormecida.

Pero se habló y se escribió. Pese a todo, repasando recopilaciones de artículos publicados en nuestro país al respecto, me ha producido hoy tristeza constatar como siempre hay medios que, en lugar de reivindicar la libertad de expresión, de permitir aunque sea por un día airear sus encorsetadas redacciones, emplean el drama que supone la situación de muchos periodistas en el mundo para arrimar el ascua a su sardina. El caso de ABC me ha parecido ciertamente llamativo, pues lleva al extremo los tics que solemos encontrar en estas informaciones. Dice el titular de su noticia que la mitad de los periodistas detenidos en 2008 están presos en China y Cuba, y para afirmarlo se basan en un informe de Freedom House que servidor, torpe que es, no ha podido encontrar. Sin embargo, entrando en Reporteros Sin Fronteras, cuyo trabajo supongo que merecerá un respeto similar, uno puede observar que las cifras de detenidos en ambos países, siendo altísimas y absolutamente denunciables, no suponen la mitad del total mundial, al tiempo que llama la atención que en el caso concreto de Cuba, no permanezca en prisión un solo periodista detenido el pasado año (aunque sí, por desgracia, muchos en estancias muy prolongadas, lo que cabe señalar y de nuevo denunciar). No obstante, si fuera sólo ése el desliz, a uno no le importaría demasiado. Pero no es así, y leemos como el asunto se emplea para arremeter contra los de siempre y dar una regañina o ignorar las faltas de los amigos. Irán es calificado como un " régimen teocrático" mientras Israel es una "nación democrática", cuando ambos países tienen los mismos motivos para ser ambas cosas o ninguna; y eso al margen de su trato con la prensa, pues aunque estas organizaciones cuenten las muertes por el lugar en que se producen, no fue sino el ejercito israelí el que mató a varios periodistas en su último ataque a Gaza, mientras Irán, aunque no sea precisamente un país ejemplar, mantiene su marcador de periodistas muertos a cero.

No me malinterpreten, soy el primero que denuncia y ha denunciado la violación de los Derechos Humanos en China y Cuba, pero creo que ocasiones de la de ayer no han de utilizarse para reforzar una imagen distorsionada del mundo. ¿No sería más importante e interesante para los lectores occidentales, además de corroborar lo mal que siguen las cosas en estos países, saber que las flamantes nuevas administraciones impuestas por EEUU y la ONU en Irak y Afganistán no garantizan la libertad de prensa y los perioditas allí se están jugando la vida? ¿Que informar en Rusia con libertad es prácticamente firmar la propia sentencia de muerte? Pues parece que no. Rusia, donde cada año muere algún periodista a balazos a la puerta de su casa, no sale ni citada en el artículo de ABC, no sea que se nos estropeé el estereotipo de que la entrada de Rusia en el capitalismo significó la panacea de la libertad. Eso sí, mañana no duden que leerán sobre la restricción a la importación de jamones. La libertad de prensa, creo, no es para esto.
Publicar un comentario