29 mayo 2009

El capitalismo también es esto

Comía tranquilamente con el televisor dando el informativo como banda sonora, cuando las declaraciones de uno de nuestros gobernantes han llamado mi dispersa atención. Se trataba de las vertidas hoy por el presidente autonómico de Aragón, Marcelino Iglesias, a propósito del posible cierre de la planta de Opel en Figueruelas como consecuencia de los cambios accionariales de la filial alemana de General Motors. "Tomar decisiones en contra del mercado y de la productividad de las factorías sería un gravísimo error que no debemos cometer" vino a decir Iglesias, antes de añadir que la factoría sita en tierras aragonesas "es muy productiva, funciona bien y tiene mercado". Ya antes las había escuchado en otro medio y me habían chirriado, pero fue esta segunda ocasión cuando entendí a qué se debía: Iglesias ocultaba la verdad a los ciudadanos.

Y digo que ocultaba la verdad porque dudo que el gobernante aragonés no sepa que el hecho de que la planta de Figueruelas sea económicamente rentable y da beneficios a la empresa que le permiten pagar con holgura los salarios de todos sus empleados, nada tiene que ver con que su cierre vaya "contra el mercado". Precisamente cerrarla, dejando a más de 7.500 empleados españoles en la calle, favorecería a Opel y General Motors en el único mercado que les importa, a ellos y al resto de grandes corporaciones, el de valores. ¿Que mantienes una planta que paga salarios de 1.000 euros cuando trasladarla a otro país en que puedes pagar 400 por empleado? Bajan las acciones. ¿Que planeas abrirla en otro en que puedes pagar 300? Su precio subirá como la espuma. Tener una planta que ofrece beneficios no es bueno cuando se puede sustituir por otra que ofrezca más beneficios. Así funciona el mercado, y no lo duden, Iglesias lo sabe. Lo que siempre me ha extrañado es la insistencia de gobernantes y mass media en no decir la verdad abiertamente: el capitalismo será un sistema económico "maravilloso", pero también es esto. ¿Quizás temen que la gente deje a abrazarlo con el mismo entusiasmo?
Publicar un comentario