20 mayo 2009

Camps lo ha conseguido

Este momento pasará a la historia... de la infamia. (La foto, sin retocar, está extraída de la galería que firman Kai Försterling y Manuel Bruque en Levante-EMV)
  • Hay que reconocer que no se ha detenido hasta conseguirlo. Quería poner Valencia y la Comunitat en el primer plano informativo nacional e internacional y hoy, por fin, ha logrado su objetivo. Lo intentó primero dilapidando las arcas públicas de los valencianos hasta dejarlas vacías en plena época de bonanza, pero ni regatas, ni carreras de coches , ni presentaciones de equipos de F1, ni competiciones ecuestres -quizás algo más la visita del Papa, porque sus excentricidades siempre son reídas aquí y allá-, tuvieron el más mínimo eco más allá de la lobotomizada audiencia de Canal 9. En cambio, hoy sí. Y hay que reconocerle el mérito, pues para conseguirlo ha debido de ponerse en ridículo a su mismo y a buena parte de sus compañeros políticos y seguidores. Pero ahí lo tienen. Hoy la imagen del president de la Generalitat Francisco Camps, entrando y saliendo de los juzgados en Valencia donde esta imputado de un posible delito de cohecho, han sido el epicentro informativo de España, abriendo todos los informativos del país; y, no lo duden, seguramente se verán también en buena parte de Europa. Y es que, en un continente donde -salvo excepciones deshonrosas como la Italia de Berlusconi- los políticos dimiten a la más mínima sombra de sospecha, que un presidente autonómico sea llevado a los tribunales investigado por corrupción, y entre y salga del edificio sonriendo en medio de la ovación de sus correligionarios, es una valiosa noticia. El típico breve sobre sucesos de otros países para provocar en el telespectador vergüenza ajena. Gracias Camps.
  • De lo sucedido leerán numerosas crónicas, pero yo me quedo con dos detalles. El primero y fundamental es la escenificación a las puertas del juzgado y la sonrisa de Camps. ¿Qué separación de poderes hay en la Comunitat Valenciana para que se permita ubicar a un comité de bienvenida a un imputado a las puertas de un Tribunal de Justicia al tiempo que se segrega a los discrepantes a un lugar lejano? ¿De qué se reía Camps al entrar y al salir del juzgado? Me refiero al margen de reírse de todos los valencianos. Si a uno le imputan un delito, va al juzgado y sale del mismo todavía imputado, la cosa no le haría ninguna gracia. Pero Camps se maneja al margen de la lógica (y el tribunal valorará si también al margen de la ley). Imagino que se deberá al éxito de convocatoria de prensa de la que hablé en el anterior punto. Será eso.
  • La otra cosa que me ha llamado poderosamente la atención es que en el comité de bienvenida de Camps, junto a las habituales amas de casa paniaguadas que ejercen al tiempo de clac y de segunda escolta a Rita Barberá (que hoy las ha puesto, junto a ella, al servicio de su compinche), se encontraban sus tres vicepresidentes y numerosos alcaldes (entre otros Mari Carmen Contelles, de la Pobla de Vallbona, o Vicente Ibor, de Paiporta) y regidores del PP de localidades limítrofes, imaginamos que todos alargando hasta límites excesivos sus largas pausas del almuerzo. Pero lo tremendo no es solo esa dejación de funciones en un día laboral -las amas de casa al menos cobran por estar ahí-, sino que hayan respondido a la presencia crítica de los miembros de la intersindical (que han utilizado la comparecencia de Camps para protestar por las privatizaciones del Consell) con gritos de "sindicatos vividores" y "más trabajar, menos marear". Hay que ser sinvergüenza, hablando en plata.
  • Mariano Rajoy, líder del Partido Popular, que da cobijo, ampara y aplaude los modos de Francisco Camps, ha declarado tras la salida de éste del juzgado que estaba contento de que su compañero "haya salido sin ningún cargo", lo que es, a falta de una rectificación que horas después aún no se ha producido, una mentira como un piano. Camps sigue imputado y Rajoy es, por tanto, un mentiroso (ya digo, hasta que rectifique). “Mi apoyo y mi confianza en el presidente de la Generalitat Valenciana es total y creo que el de la mayoría de los valencianos que no aciertan a ver lo que está ocurriendo, también es total” ha declarado finalmente. Los que sí acertamos a ver, en cambio, estamos de él y sus trapicheos hasta el gorro.
  • Ya al margen de todo esto, quiero hacer un aparte para rendir homenaje al político que lleva el nombre de la provincia de Alicante* -cuyos habitantes eligieron como representante por abrumadora mayoría- allá donde va. Un figura.

*A pesar de que, a día de hoy, todavía no se conozca persona que pueda señalar una sola acción que Trillo haya realizado por Alicante y su provincia.
Publicar un comentario