13 abril 2009

¿Europa es lo de menos?

Según parece, los dos partidos con mayor parroquia de ámbito nacional tienen marcado este lunes como el día en que ponen en marcha toda su maquinaria propagandística de cara a afrontar los comicios al Parlamento Europeo del próximo 7 de junio. Sin embargo, ya antes de que se plantee cualquier debate sensato o no, sobre lo que todas las opciones políticas pueden ofrecer en ese marco cada vez más influyente en la vida diaria de los españoles y nuestros vecinos, algunos medios han comenzado a difundir los resultados de las primeras encuestas como si lo que estuviera en juego fuera el índice de popularidad en España de esos dos partidos políticos.

Los titulares de los medios que publicaron las encuestas (El Mundo y Público) fueron comedidos, aunque en el cuerpo de las noticias ambos medios se lanzaban a interpretar los resultados haciéndolo exclusivamente en clave nacional. Quizás sea la clave más acertada para interpretarlos, pero que los medios de comunicación den por sentado ya que a la práctica totalidad de los españoles la idea de la política a tomar en Europa nos importe un bledo y sólo pensemos en clave "partidista", no sólo me parece un menosprecio al intelecto de los ciudadanos, sino una dejadez de la responsabilidad informativa.

Titular o apuntar en las noticias que "la mayoría de los españoles se inclinan por un PP que podría entorpecer las denuncias europeas al urbanismo salvaje español" o que "el electorado de izquierdas abandona al PSOE por su tibieza en Europa", por poner dos ejemplos ficticios inventados a vuelapluma, sería más informativo y responsable por parte de los medios de comunicación de cara a su clientela, que implicarse en la batalla bipartidista y engañar al electorado. Pero era eso en cambio lo que hacía ayer Público, al apuntar, tras un gris "tradicionalmente", que "las elecciones al Parlamento Europeo sirven a muchos votantes para canalizar, sin consecuencias en España, un voto de castigo contra el Gobierno". ¿Cómo que sin consecuencias en España? ¿Que las leyes que se crean en Europa no tienen vigencia en nuestro país? Quizás (quizás no, seguro) mucha gente vota aquí como en las municipales, nacionales o autonómicas, pensando en quién es más guapo, menos facha, o simplemente "el suyo"; pero despreciar las consecuencias de las elecciones europeas para convertirlas en un episodio más del circo continuo y mediocre de la política española es un acto de irresponsabilidad, que quizás interese a los grandes partidos, pero que los medios no deberían alentar. La pregunta es, ¿se abstendrá aunque sea sólo uno de entrar en el charco?
Publicar un comentario