16 abril 2009

Oídos sordos al cambio (actualizado*)

Hojeo y ojeo a diario varios periódicos, pero ha tenido que ser a través del eco que de la noticia se ha hecho un blog, como me he tenido que enterar de que Cayo Lara, coordinador general de IU, ha propuesto como medida para frenar la crisis el establecimiento de un salario máximo. Se trata de una noticia de declaración (de las que tanto desprecio), pero tratándose de una declaración proponiendo una medida tan novedosa -al menos en la escena nacional- y de tal enjundia sobre un tema de absoluta actualidad debería haber copado titulares y abierto enconados debates. Sin embargo, les puedo dar fe de que no ha sido así.

Sí en cambio, aunque no en mucha profundidad, hemos oído rebotadas en los medios las propuestas del PP para afrontar la crisis, unas medidas que -me he tomado la molestia de leerlas- no cambiarían en lo sustancial la situación que padecemos. Es más, incluso algunas, como una "rebaja de impuestos" que siempre suena bien al oído del necio, pero que de nuevo oculta que la rebaja sería realmente para los nuevos hipotecados y los que se costeen pensiones privadas, mientras que a los que menos tenemos, lejos de beneficiarnos, a largo plazo hasta nos perjudicaría, pues el Estado dispondría de menos fondos para pagar las pensiones -y la sanidad, la educación y demás obligaciones- públicas.

Que se silencien unas (pese a lo novedoso) y se aireen otras (pese a lo insustancial o engañoso) sólo tiene dos o tres explicaciones. La primera sería que los encargados de transmitirnos la información, los periodistas, no saben valorar lo que es noticioso o no; algo que, en la mayoría de los casos, me resisto a creer. La segunda, que los dueños de los medios y sus directivos interceden para impedir que informaciones e ideas de interés para la mayor parte de la ciudadanía pero contrarias a sus intereses tengan difusión en sus medios. Esta quizás sería excesiva, pero entre una explicación y otra está la respuesta correcta, porque si bien es fácil que ni Javier Moreno, ni Pedro J. Ramírez, ni Fran Llorente (por poner tres casos) estén a diario encima de sus redactores para que escondan determinadas noticias, también lo es que sistemáticamente las han arrinconado tanto, que son los propios periodistas los que directamente las ocultan.

Lo tremendo del caso es que al final, los mismos que ningunean estas propuestas, son los que aseguran que "nadie vio venir la crisis" o que nadie propone medidas para salir de ella. Pero al igual que hubo quien avisó, también hay -y no solo en IU, que esto no es ningún alegato- quien propone soluciones. Lo que no hay son ganas de informar de verdad, ni de que las cosas cambien.

*Me avisan de que el trasto este se comió unas líneas que hacían incomprensible un fragmento del texto. Creo que ahora está solucionado. Si no entienden algo, seguramente sea ya culpa mía.
Publicar un comentario