22 abril 2009

Entre libros

Cuando, después de firmarle un ejemplar de su última novela, aquel joven barbilampiño y melenudo ataviado con una camiseta de AC/DC, le pidió hacerse una foto junto a él, Manuel Vázquez Montalbán debió de flipar. Al menos eso creo -turbado por mi frivolidad ante semejante monstruo de la literatura y el periodismo- al ver su rostro, medio estupefacto, medio divertido, en la foto que aún conservo, tomada en una mañana tan soleada como la de hoy en la Feria del Libro de Valencia de 1996.(si mi memoria no me falla). No creo que aquél encuentro y mis dos brevés intercambios de palabras con el genio -aún compre otro libro y volví a que me lo firmara también- cambiaran mucho mi destino, pero guardo un recuerdo, seguramente ya mitificado de aquello, que me acompañará siempre.

Lo propició, repito, la Fira del Llibre de València, cuya nueva edición abre hoy sus puertas en los Jardines de Viveros. Para mí es una de las citas culturales más emotivas del año. Pocas cosas hay que me gusten más que pasear entre portadas por estas fechas y dejarme caer por la presentación de algún libro de autor amigo o desconocido o alguna nteresante charla. Lamentablemente, para las instituciones es un pequeño evento. Ayer la Generalitat prometía al Gremi de Llibres, organizador del evento, un pellizco para facilitar la edición de este año, aunque la realidad a día de hoy es que las instituciones aún les deben los 35.000 € que les concedieron para la pasada edición. Pagada o no, la cifra parece insignificante al lado de lo que se gasta en saraos que tienen otros fines, y dificulta la posibilidad de que a la Fira acudan grandes estrellas, que también tienen su caché, aunque infinitamente más bajo que el de Bertarelli o Eccleston (aunque tengan, con toda seguridad, cosas más importantes que aportar.) Pese a la ausencia de estrellones, tendremos a muchos autores amigos y admirados, como Francesc Bayarri, Xavi Sarrià, Urbà Lozano, Paco Roca, Lalo Kubala o Alberto Torres, que se suman a algunos nombres populares y de prestigio que, como Montalbán en su día, seguramente estén presentes más por amistad y cariño a la ciudad que por ninguna recompensa. Sea como sea, por unos días, los libros ganan protagonismo en mi ciudad. Vayan y genérense buenos recuerdos.

PD: En la web de la Fira pueden ya consultar los horarios de todas las firmas y actividades paralelas.
Publicar un comentario