27 marzo 2009

Una entrevista sin interés

Ayer, superadas ligeramente las diez de la noche, una persona cuya opinión y criterio me son de la máxima confianza, me llamaba por teléfono para preguntarme si había escuchado en la radio la entrevista de unos minutos que Àngels Barceló había realizado al reportero gráfico Gervasio Sánchez, con motivo del premio Rey de España de Periodismo que había recibido ayer mismo de manos del monarca. "No", le dije, a lo que me respondió (más o menos): "pues no sabes lo que te has perdido, porque ha aprovechado los micrófonos para arremeter contra la hipocresía que suponía tanto reconocimiento oficial a su trabajo en el reportaje/proyecto Vidas minadas, mientras al tiempo las instituciones españolas y el gobierno no hacen nada para acabar con el problema que denunciaba ni para defender los derechos humanos, señalando los casos de varios periodistas que están siendo maltratados por países "amigos". Además ha puesto en la picota a no se qué embajador nombrado por el gobierno y que era todo un personaje. Y ha acabado diciendo que celebraba ese premio y el resto que le dieran porque le brindaban la oportunidad de decir todo eso y que la gente se enterara. Ha sido espectacular." Por desgracia, mi interlocutora no recordaba ningún nombre con absoluta certeza, pero le dije que no se preocupara, porque la Ser cuenta con una web en la que cuelga casi todos sus contenidos. Sin embargo, en cuanto empezaron a poner los del programa del día, no aparecía la entrevista a Gervasio, ni se incorporó en la web a lo largo de la jornada de hoy. Hace un rato llamé a la redacción del programa para preguntarles por la entrevista, por si la iban a colgar o había algún motivo para que no estuviera. "No", me dijo un redactor, "los compañeros deben haber valorado que había contenidos más interesantes que esa entrevista". Permítanme que lo dude, y que comparta con ustedes mi duda.

PD: Si quieren saber más del trabajo y la visión de Gervasio Sánchez, pueden leer su blog para Heraldo de Aragón, Los desastres de la guerra.
Publicar un comentario