09 marzo 2009

Algo bueno se está perdiendo

Estaba dando carpetazo a la jornada cuando escucho de fondo en la radio que se ha montado una buena porque Obama (Barack Hussein, no otro) ha declarado que apenas lee blogs. Ahora, cuando me reencuentro con el ordenador, entró en la red y no percibo que se haya montado ningún cirio, aunque sí que, como comentaba un periodista en el espacio, a algunos medios tradicionales les había faltado tiempo para celebrarlo como una bendición hacia ellos por parte de la figura del momento, y que incluso en la prensa española, traduciendo mal las declaraciones del presidente estadounidense (que vino a decir que no dedicaba casi tiempo a los blogs y no que no "pierde" el tiempo en ellos, como algún medio ha llevado a titulares) se había intentado sacar tajada. Lo cierto es que hasta el programa parecía pretender generar cierta polémica y llevar el ascua de la información a su sardina -la de los medios tradicionales-, pero en ningún momento la ha habido, pues ni los invitados, escritores en blogs, han dado la más mínima muestra de sentirse ofendidos por las declaraciones. Y es que, bien mirado, no hay ningún motivo para ella.

A mí, si nada me lo impide, además de repasar las noticias de prensa, me gusta leer cada día las interpretaciones y la opinión de decenas de periodistas, de otros tantos especialistas en distintas materias, y de voces que aporten puntos de vista frescos, independientes y carentes de vicios; y si el tiempo me lo permite, también disfrutar de grandes reportajes de los más diversos estilos y contenidos. Y si quieren que les diga la verdad, en líneas generales los blogs no ofrecen eso*. Básicamente, vamos. Eso al menos me dice mi experiencia, después de haber visitado seguramente varios miles de ellos y haber renunciado a leerlos prácticamente todos. Sin embargo también he de confesarles, que ahora mismo, después de quedarme con unas decenas y sin dejar de seguir explorando, me encuentro a diario más opiniones, reportajes y análisis interesantes publicados en blogs que en la prensa convencional. Al fin y al cabo, el blog no es más que un formato, un contenedor, como también lo es un periódico, que sólo por su papel, sus titulares y sus columnas no garantiza que lo que contenga sea información (seguro que no hace falta que les de ejemplos). Lo que cuenta en ambos casos es el contenido, y el bueno, indudablemente, es más difícil de encontrar en la inmensidad de internet que en un puñado de diarios. Todo es pues, cuestión de tiempo, un tiempo del que obviamente carece Obama. Lo lamento, porque algo bueno seguro que se está perdiendo.

PD: Blogs al margen, la cantidad de bobadas que se publican alrededor de la figura del presidente estadounidense está llegando a límites absurdos. El otro día el telediario de La Primera dedicó una pieza a hablar de que el cabello de Obama había encanecido desde que es presidente (y por lo que he visto al escribir esto, no fue solo materia televisiva). Lamentable (si no se nombra para señalar cómo los partidos utilizan elecotralmente la imagen de sus representantes, como ha sido en la inmensa mayoría de los casos).

*Lo que no significa que lo que ofrece la mayoría de blogs sea malo, sino simplemente que son otras cosas (una infinidad de cosas).

FOTO: La foto la firmó Peter Yang para la Rolling Stone en junio del pasado año según leo aquí.
Publicar un comentario