15 febrero 2009

Vistazos - 15 febrero

  • Desde hace ya un tiempo el periodista Julià Álvaro está haciendo del suyo un blog de imprescindible lectura al ofrecer una voz que no se asoma para sumarse al coro, sino para ofrecer un punto de vista diferente o novedoso sobre la actualidad. Lo hace también en su última entrada, a propósito del Caso Correa, en la que, al margen de valorar la huida hacia adelante del PP respecto a las más que posibles corruptelas que ampara en su seno, cierra su artículo de este magistral modo acerca del asunto de la cacería:

    "La cacería, si, la cacería. Si tal contacto entre el ministro Bermejo y el juez Garzón ha contaminado el proceso se deberían aportar argumentos, la justicia tiene vías para resolver estas cuestiones. Si, como parece, no hay más que descalificaciones genéricas y maledicencias de barra de bar, quien las hace, lejos de defenderse, se está poniendo en evidencia. Pero esto no empece que se nos deba una explicación. ¿Cuánto cuesta formar parte de una cacería de estas características? ¿Cómo se hace para participar en ellas? Algún conocido mío que sabe bastante más que yo de estos temas me dice que por menos de 3.000 euros no hay nada que hacer. Bien. ¿Se lo pagó de su bolsillo el ministro Bermejo? ¿En cuantas cacerías de estas participa cada año? ¿Lo invitaron? ¿Quién? Si así fuera, ¿al gobierno le parecen razonables este tipo de invitaciones? Y Garzón, ¿abonó él mismo el precio de la cacería? ¿Lo invitaron? ¿Puede un juez aceptar regalos así? Igual que cuando investigaba los GAL a Garzón le tocó poco menos que explicar la minuta de su viaje de bodas, ahora también debería justificarse. Sobre el ministro, ¿qué decir? Su silencio clama al cielo."

    Lo dicho, guarden el blog de Julià Álvaro en su favoritos.

  • El que seguramente ya guardan es Im-Pulso de Félix Soria. Si es así ya habrán visto que se ha adelantado a un servidor a la hora de valorar la impresentable actuación del eurodiputado español Luis Herrero en su visita a Venezuela para ejercer de observador en las elecciones que están teniendo hoy lugar en el país sudamericano. Aquí tienen su preciso artículo Referéndum en Venezuela: Herrero y el antichavismo obsesivo, en el que pone de manifiesto que la expulsión de Herrero de Venezuela está más que justificada (¿qué sucedería aquí si viniera un diputado venezolano y convocara a todos los medios para llamar dictador al rey Juan Carlos I?), al tiempo que queda en evidencia el tratamiento del asunto que están haciendo de nuevo numerosos medios españoles. A todo lo que Félix apunta sólo añadiría que, en defensa de la democracia y del correcto uso de nuestras intituciones lo más correcto sería retirar el acta de europarlamentario a Herrero. Si alguien decide llevar adelante una petición en este sentido puede contar con mi apoyo.

  • En el mismo saco que a Hugo Chávez pretenden meter muchos al boliviano Evo Morales, utilizando muchas veces las mismas armas de desinformación. La mayoría de informaciones que nos llegan desde los países que ambos gobiernan suelen revestirse de lecturas negativas y a hablar de conflictos. Sin embargo, y especialmente en el caso de Morales, su llegada al poder está significando una importantísima apertura democrática de su país y una mejora de las condiciones de vida de su pueblo que debería alegrar, si no a todos, a los que desean lo mejor para el resto de la humanidad. Hoy, perdida en una edición digital, uno podía llegar a leer la siguiente noticia (que les emplazo a que lean): Bolivia saca a la luz las celdas de tortura de las dictaduras. No se le dará mucha dimensión a la noticia (redactada por Abraham Zamorano para EFE), pero sin duda la tiene, ya que supone un paso que otros países que pasaron por situaciones similares nunca han dado. Sin ir más lejos, el que pisamos a diario.

  • Y ahora les cuento dos o tres cosas mías. La primera es que, siguiendo las interesantes indicaciones que Félix Soria apunta en una de sus últimas entradas (una ¡Atención, blogueros!: Vetad ofensas e injurias y controlad los anónimos, cuya lectura recomiendo a los blogueros que tratan temas de actualidad), a partir de ahora no se podrán realizar comentarios en el blog de modo anónimo. Uno ya tiene bastante con responsabilizarse de lo que escribe como para tener que hacerlo también de lo que no. Creo que esto de todos modos no les supondrá un grave contratiempo, pues por norma general hasta ahora sus comentarios han sido muy respetuosos, cosa que les agradezco.

  • La segunda, es hacerme eco de la reciente publicación en castellano del libro Cita en Sarajevo de Francesc Bayarri, que los lectores más veteranos de Testigo accidental quizás recuerden que valoré con entusiasmo cuando leí su versión original en valenciano. Afortunadamente al final ha reinado el sentido común y una obra tan interesante como la de Bayarri se ha editado en castellano por la editorial Montesinos. Espero que tenga la suerte que merece.

  • Finalmente, y cambiando el tono habitual, voy a provechar la ocasión que me brinda que acabe de cumplir su tercer aniversario para recomendarles uno de los blogs más delirantes y divertidos que ofrece la blogosfera española, y que un servidor visita regularmente para pasar un buen rato. Su título es Vicisitud y sordidez y, con motivo de la efeméride, sus autores acaban de publicar un post recordando sus entradas más celebres, del que se pueden servir para adentrarse en su sórdido mundo. Ya me cuentan.

Publicar un comentario