23 febrero 2009

Sólo por torpe

Mariano Fernández Bermejo ha dimitido esta mañana de su cargo de ministro de Justicia y lo ha hecho básicamente por torpe. No creo que nadie tenga dudas al respecto, pero por si acaso hay que señalar que Bermejo no ha renunciado a su cargo por su gestión al frente del ministerio, por polémica que ésta haya sido, sino por un gesto que ha perjudicado los intereses de su partido: asistir a una cacería de postín en la que coincidió con un juez, que a su vez se encontraba instruyendo un caso en el que se ven implicados miembros del partido "contrario" al del ministro, y cuyos detalles se comenzaron a hacer públicos precisamente ese fin de semana.

Como uno es como es, sólo ver a Fernández Bermejo posando junto a algunas de las "piezas/víctimas" de su jornada lúdica me produjo un gran rechazo, y más cuando me vino a la memoria cómo se nos vendió a la ciudadanía lo "progre" que era este señor, que de joven tocaba el bajo en un grupo. Su evolución, de músico "rebelde" a cazador de venados, me parece sencillamente lamentable. Y sólo faltó que saliera a la luz que no disponía de una licencia de caza en la comunidad en que se produjo la cacería, para que mi aprecio por él acabase por los suelos.

Pero eso son impresiones. El único delito de Bermejo fue el carecer de licencia de caza en Andalucía, porque sus gustos "deportivos" son lícitos en este país, independientemente de lo estéticos que nos parezcan a cada uno. Sin embargo, el Partido Popular llevaba cargando contra él con toda su artillería pesada desde hace una semana, como si se acabara el mundo. ¿Que no es muy estético que el ministro coincidiera en la cacería con el juez Garzón? Tampoco lo fue que Álvarez Cascos andara rifle en mano por el monte mientras el Prestige se hundía siendo él ministro de Fomento, y no recuerdo que Rajoy reclamara su salida del gobierno de José María Aznar. ¿Que es intolerable que cazara sin licencia? Sin duda lo es, pero no parece que al PP estas malas prácticas le parezcan tan horribles, cuando no exige al Consell valenciano que cese en su cargo al conseller de gobernación Serafín Castellano por poseer en un terreno privado un mecanismo ilegal para practicar la caza (al margen de no hacerlo tampoco después de que confesara que durante años ha asignado a dedo contrataciones públicas a la empresa de un amigo).

Sinceramente, me parece muy bien que el Partido Popular cargue contra quien crea improcedente, pero se agradecería que tras la lograr su gesta se aplicara el cuento. Porque al igual que después de la salida de Bermejo muchos hemos sentido cierta sensación de alivio, nos quedaríamos mucho mejor si de las filas "populares" expulsaran a personajes del mismo o peor calado. Esperemos que Rajoy empece pronto con la criba, no nos de por pensar que todo esto ha sido para marear la perdiz.

Mientras tanto, seguiremos todos esperando a que alguien, sea del partido que sea, dimita de su cargo reconociendo haber cometido algún error en su gestión, y no sólo por hacer daño a la imagen de su partido, que parece que al final es lo único que realmente les importa.

FOTO: Retocada a partir de original de EFE.
Publicar un comentario