02 febrero 2009

Responsables irresponsables

Este fin de semana vino Mariano Rajoy por enésima vez a tierras valencianas con el fin de darse un baño de multitudes, seguramente movido tanto por el cariño que aquí le profesa, más que la ciudadanía, la adocenada prensa autóctona. Tan amaestrada como la tiene Camps aquí la querría él en Madrid (que sirva como aviso para navegantes mesetarios, si el molt honorable llegara un día a mandar por aquellas tierras, Urdaci se quedaría corto para lo que implantaría). El caso es que vino para presidir las "Jornadas Económicas" de su partido, y en su intervención no hizo sino acusar en exclusividad al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de la crisis que azuza al país y poco más y a ofrecerse -a él y a los suyos- como alternativa para solucionar el desaguisado.

Nada nuevo, dirán (sí, dijo que él tenía unas medidas, pero éstas empiezan a considerarse una nueva leyenda urbana, porque se habla mucho de ellas pero nadie las ha visto). El gobierno apunta a que la crisis tiene un orígen internacional, y Rajoy, no sin razón, apunta a su particular dimensión nacional. ¿Pero es Zapatero el único que gobierna en España? Lo cierto es que el gobierno tiene sus competencias, pero España es un partido autonómico en el que cada región tiene las suficientes competencias como para orientar de un modo u otro su tejido productivo y sus intereses económicos. Y autonomías hay tanto socialistas como populares (y de otros signos). De modo que, de ser cierta la palabra a Rajoy, debería observarse en el mapa autonómico que las comunidades dirigidas por el Partido Popular o con su colaboración, deberían haber evitado la crisis o haberla sufrido en menor medida. Sin embargo, como seguro que sospecharán, la realidad ofrece una versión bien distinta.

Y es que, atendiendo a las cifras de paro registrado el pasado año por Comunidades Autónomas (en el cuadro inferior con datos del pasado mes) cinco de las siete comunidades autónomas* con el Partido Popular en el gobierno -incluídas Madrid, Comunidad Valenciana y Murcia- crecieron muy por encima de la media en número de parados; lo que ofrece un balance bastante significativo, si no de que su política económica sufre las mismas carencias que la del gobierno nacional, de que las agrava (les dejo que elijan). ¿Con qué rostro se atreve entonces a señalar que de estar en el poder central su política sería mejor que la actual cuando teniendo el poder en diversas autonomías lo hace igual o peor que su rival? ¿Cómo junto a él sonríen complacidos y dándole la razón los responsables irresponsables de que en sus comunidades el desaguisado aún sea mayor? ¿Cuándo arrimarán el hombro en lugar de sumarse a la ceremonia de la confusión? Luego las encuestas, pese a la que está cayendo, aún les ponen por debajo de sus rivales en intención de voto. Aún les extrañará.


*Al margen, el PP también gobierna en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, como viene indicado en el cuadro (naranja donde gobierna solo o en coalición el PSOE y azul para el PP en las mismas condiciones).

PD: Los resultados de las comunidades gobernadas por el PSOE no son canela en rama (que nadie lea lo que no escribo). E incido en los que ofrece la aragonesa en el año de la Expo, zaragozana, evidenciando que los grandes eventos -como también evidencia la Comunitat Valenciana- son en la mayoría de los casos un regalo envenenado a los ciudadanos por parte de sus gobernantes.

Publicar un comentario