21 enero 2009

Paradoja (II)

En EEUU millones de ciudadanos tienen depositadas sus esperanzas en que su nuevo presidente instaure lo que en Europa se llama el Estado del Bienestar. Si en ocho años hubiera construido un aparato social similar al español, Obama habría obrado un milagro. Mientras, en España, en lugar de preocuparse por proteger su sistema social, exigiendo a sus gobernantes que lo impulsen y rechazando a los que no lo hagan, millones de españoles sueñan con EEUU.

Publicar un comentario