10 diciembre 2008

Vistazos - 10 diciembre

  • A mí también me ha molestado -sorprenderme ya no me sorprende- que con motivo del 30 aniversario de la aprobación de la Constitución, se haya prestado más atención desde los medios a la frase desafortunada de un político republicano, que al hecho de que tres décadas después de que empezáramos a funcionar bajo una constitución realizada a la sombra -y al miedo- del franquismo, las principales fuerzas políticas del país convengan que ésta es intocable, salvo para introducir algunos cambios irrisorios relativos a la línea de sucesión de la Corona, o para retroceder, dando más voz a los que en su día hubieran sido los deseos del sector ultranacionalista español, en la concepción autonómica del país. Nunca para avanzar hacia un Estado más libre. Que el rey, lejos de ser contemplado como un adorno caro que la mayoría de españoles -incluidos sorprendentemente muchos que no llegan a fin de mes- han convenido en regalarse, sea considerado como una figura trascendente e intocable, resulta un anacronismo ridículo e imposible de defender desde la lógica.

  • Félix Soria, dejando los medios a un lado, centra su ataque -merecido- en las reacciones políticas a la frase del congresista de ERC. Lo hace en su entrada El estúpido grito de Tardà provoca otra absurda estampida. No obstante, cada vez se me hace más difícil separar una cosa de la otra. Si los medios, tan preocupados por su pérdida de clientela, se dedicaran a ajercer de cuarto poder en lugar de servir de correa de transmisión de las tontadas de los partidos políticos, otro gallo nos cantaría (y a ellos).

  • El entusiasmo mostrado por el aniversario de la Constitución contrasta con el tono del brillante texto de Josep Izquierdo analizando comparativamente la validez de la Ley de la Memoria Histórica española y otras leyes europeas similares referidas a otros conflictos. Una ley cuya creación, junto a las reacciones que ha despertado, dejan en evidencia la madurez de nuestro democracia. Leyes memoriales es el título de su artículo, que como muchas otras veces, no tiene desperdicio.

  • También es muy recomendable una de las últimas entradas de Manuel Ortiz -Mejor cobrando el paro- en la que se acuerda de los millones de españoles para los que ser mileurista sería un ascenso, pues difícilmente su sueldo alcanza los 800 euros al mes. Sorprendentemente, pese a ser legión -19 millones de españoles ganan al mes menos de 1.000 euros- cuando en los medios se habla de "los españoles que lo pasan mal", siempre se habla de personas que maneja o ha manejado más dinero. Los que nunca lo han tenido ya están acostumbrados a seguir sin tenerlo.

  • No quiero dejar pasar esta esta oportunidad para recomendarles la visita del blog de Julià Álvaro, un periodista valenciano que habla y mucho de los medios de comunicación, y sin andarse con rodeos y teorías. En las últimas semanas, Álvaro ha publicado más de una entrada fantástica, que ya he recomendado en la columna de la derecha, pero les recuerdo tres: A Dios rogando y con el mazo dando, o mejor dicho, hipócritas (lo más brillante que he leído acerca del reparto de licencias de radio y TDT en Cataluña), La espiral del deterioro (sobre algunos factores que han llevado al periodismo a su actual crisis) o Yanke topó con Aguirre o la cólera de Dios (en el que nos emplaza a una conferencia del famoso periodista en la que da claves del funcionamiento de los medios que todo vecino debería conocer). Y el resto no desmerece. Péguenle un vistazo.

  • Y con esto les dejo por ahora, no sin antes anunciarles, especialmente a los valencianos, la reciente aparición de la revista Silenci (con periodicidad mensual y dedicada a la oferta cultural de la provincia), que ya va por su segundo ejemplar y que se puede consultar desde este enlace. Suerte a sus autores.

Publicar un comentario