10 diciembre 2008

Leer la Declaración de los Derechos Humanos no es sinónimo de cumplirla

Coincidiendo con la celebración del sesenta aniversario de la aprobación y proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se ha celebrado hoy en España un extraño acto en la sede del Consejo General de la Abogacía. Y es que en él han procedido a leer los treinta artículos de la declaración algunos importantes personajes de la vida social y política española (entre ellos dos ministros, el líder del principal partido de la oposición y la presidenta de una comunidad autónoma) que desde sus cargos hacen muchas veces lo posible para impedir que estos se cumplan. Tras la lectura, ninguno de ellos ha realizado la más leve declaración apuntando a que en un futuro se podría avanzar en algunos aspectos (por ejemplo, ninguno ha dicho algo del estilo "aunque la situación actual no nos permita abrir nuestras fronteras, a largo plazo nuestro objetivo es que las personas puedan circular libremente entre África y España y viceversa", que es lo que recoge el artículo 13).

Sin embargo, en el momento que escribo esto, no he podido ver señalado en ninguno de los artículos que he consultado -ni en los segundos que se le ha dedicado al asunto en TV- semejante sinsentido. Seguramente, al final del día, viendo las imágenes del acto, muchísimos españoles lleguen a creer que los participantes en él, por el mero hecho de leer la declaración, la cumplen y la respetan. Cuando a todas luces no es así*.

La foto es de EFE (tomada de aquí).

*Esto que les comento no es gratuito. Noticias como la que ha preparado hoy el informativo de las 15 horas de TVE, recogiendo los testimonios de varias víctimas de la falta de aplicación de los DDHH en otros países, sin haber ninguno del nuestro, no pretenden hacer creer al espectador otra cosa que no sea que en España no se violan muchos de ellos, cuando eso es rotundamente falso.

Publicar un comentario