13 noviembre 2008

Mariscal, sin miedo

"La mentira, la trampa, el poner a tu primo, el primo de Rajoy, el cuñado de Zapatero o la amante de la Rita, está muy bien. Son familia, son historias, son cosas, que está muy bien ponerlas".

Javier Mariscal justificó así, en la presentación en Valencia de una una exposición que reúne 50 de los más representativos del diseño del último siglo, por qué ha metido entre ellos algunos diseños suyos.

La declaración no fue la más jugosa que el diseñador realizó en la presentación, pero curiosamente fue omitida en todos los artículos que se publicaron sobre el tema. Sólo uno la recogió, pero suprimiendo un fragmento.

Mariscal se explayó con el derroche de obras de Calatrava y señaló que la adoración que se profesa sobre el arquitecto en Valencia contrasta con el rechazo que sufre en muchas partes del mundo por los mismos motivos (excesivos y repetidos sobrecostes, graves defectos en los diseños) por los que se le debería reprender en Valencia; y también apuntó que él no considera, al contrario de los gobernantes autóctonos, que Valencia deba hacer carreras de Fórmula 1 o de barcos para "estar en el mapa".

No es nada que no se diga en miles de conversaciones en voz baja, pero son tan infrecuentes en los medios de comunicación autóctonos, que han sido recibidas con alborozo por muchísima gente en Valencia*. Obviamente, Mariscal no teme, por el simple hecho de expresar sus opiniones libremente, perder un posible cliente. El resto, a la vista está, lo tenemos más crudo.

*Como muestra, el eco que se han hecho entre otros los blogs Els núvols de l'àtic, Valencia distinta, Cornadas para todos o Malva-Rosa Connection.

Publicar un comentario