16 octubre 2008

Pobre mujer

Anda hoy en Valencia el personal -no todo, sólo los pocos que atienden un poco a lo que sucede a su alrededor- mosqueado con el boicot activo que ha realizado el ayuntamiento de Rita Barberá al acto que un grupo pro abortista tenía programado para hoy en el puerto de la ciudad. Seguro que se han enterado de que el Ayuntamiento envió a la Policía Municipal a detener a los camiones que llevaban el material para montar un escenario en el que se iba a realizar parte del acto (permitido por Delegación del Gobierno), que cumplió reteniéndolos con la excusa de que sus ruedas no tenían la presión suficiente para circular. Y claro, la gente enseguida se lanza sobre Barberá, que ya había dado muestras de su rechazo a la celebración del acto, como si de la alcaldesa esperaran otra actitud a estas alturas.

Pero nadie piensa en ella, en lo mal que lo pasa a diario teniendo que mostrar lo que no es. Porque lo normal es que, consciente de que la gente no aprobaría algunas de sus tácticas (el abandono del Cabanyal, sin ir más lejos), se ve de normal obligada a cocerlas a fuego lento. Y sólo de vez en cuándo, en días como hoy, se da el gusto de ser ella misma con toda su intensidad, mostrándose dictatorial, intolerante y empleando la coacción contra los que no piensan como ella. Si a eso se le suman las boutades que se permite de tanto en tanto para sentirse agusto con sus raíces, ya sea por acción (como hizo el pasado año al reiventar la historia y homenajear al último alcalde franquista de Valencia otorgándole méritos que no eran suyos sino de sus sucesores socialistas) u omisión (cuando periódicamente grupos neonazis se manifiestan por Russafa insultando a los vecinos inmigrantes y no tiene ninguna indignación que comunicar), parece evidente que no deberíamos sorprendernos por cosas como la de hoy. Está visto que la pobre mujer sufre todos los días al ponerse el traje de demócrata. Bastante drama tiene con tener que presentarse a las elecciones y aguantar que un puñado de radicales tengamos la libertad votemos a cualquier otr@, en lugar de ostentar su cargo por origen divino y ejercer el poder sin trabas ni miramientos. Déjenla en paz pues, que ya debe sufrir bastante.

PD: A riesgo de quedarme sin entrada les aviso de que hoy, dentro de la programación de la décima edición de Cabanyal Portes Obertes, tendrán lugar en el Teatro La Estrella dos pases (a las 20 y a las 22:30 horas) de la obra de Tonino Guitián La Doña (el último tango de una alcaldesa). Ahí les dejo un avance.


Publicar un comentario