19 octubre 2008

Esta campaña no la paga el PP. La pagas tú.

Estoy seguro de que no es la primera vez que lo comento, pero no por ello hay que dejar de señalar el enorme nivel del aparato de comunicación del Partido Popular en la Comunitat Valenciana. La campaña que se han sacado de la manga es la síntesis de su discurso en dos frases: "Uno de cada cinco valencianos no existe para Zapatero. Podrías ser tú". Si es cierto o no, no es necesario explicarlo en detalle, porque la gente, por norma general, no tiene tiempo para prestar atención a los detalles. A cambio, el Partido Popular les ofrece una fácil respuesta: "¿Tiene usted un problema? La culpa es de Zapatero." Sí, seguramente sea en parte una falacia. Por ejemplo si la lista de espera al especialista es de 1 año, personalizando la culpabilidad en la máxima autoridad competente, ésta sería de Francisco Camps como máximo responsable de la Generalitat que es la que tiene las competencias de Sanitat; si su hijo recibe las clases en un barracón, la culpa también sería de Camps; al igual que si su familiar no recibe las ayudas que le corresponden por la Ley de Dependencia, cuyo reparto sería competencia del President, por poner tres casos (ojo, que también hay que decir que si no le sale agua por el grifo, la culpa sería de Zapatero, aunque eso a día de hoy no haya sucedido).

Pero no es esa la cuestión. La cuestión es que, por maniqueo, dudoso y ridículo que sea el mensaje propagandístico popular, es bueno. Y funciona, como salta a la vista de los resultados de las últimas consultas electorales. En cambio, sus rivales políticos se pierden en disquisiciones y lanzan al unísono multitud de mensajes que el vulgo no entiende con la misma sencillez con que absorben la consigna popular. Pero además, lanzar ese mensaje es lícito, porque esa campaña está sufragada por el Partido Popular. Si el PSOE, EU, el Bloc o el que lo desee, quiere realizar una similar, es libre de hacerlo (aunque los tres últimos no podrían porque no les dan un crédito a fondo perdido en ninguna caja, como sí dan a los partidos nacionales -por cierto, ¿no sería éste un excelente momento para que devolvieran a las cajas todo lo que deben? ¿Por qué nadie se lo recuerda?-).

No obstante, lo que no es ético es que esa campaña forme un conjunto con la que el mismo partido, desde la Generalitat, y a cargo de los presupuestos (es decir, con el dinero que podría emplear para paliar multitud de las carencias citadas) está realizando al mismo tiempo. Som Comunitat es su título global y no cumple ningún requisito de los que especifica la ley que regula la publicidad institucional (el artículo 3) como necesarios para poder sufragarse como tal, al tiempo que obviamente coincide con algunas de sus prohibiciones (que señala el artículo 4). En resumen, no informa a los ciudadanos de nada nuevo y sirve de vehículo promocional de las supuestas bondades (porque esa es otra, la mitad de lo que afirma es mentira) de la autoridad anunciante. Y para más inri, la confirmación de que la campaña que pagamos todos es la del PP, se ha dado hoy en su congreso regional -así lo llama el partido conservador- valenciano cuando Camps ha concluído su discurso asumiendo como suyos muchos de los "somos" de la campaña (como han podido ver los espectadores de Canal 9 en el amplio publirreportaje que ha protagonizado en Noticies 9 -este vídeo en particular no recoge ese momento, pero es digno de ver el tratamiento que ha dado el medio al congreso- y puede leer cualquiera en la web del congreso) . Todo lo apuntado no supone sorpresa ni novedad, ni lo será que finalmente la ley no caiga sobre los gobernante valencianos que han sacado adelante esta presunta malversación de caudales publicos, lo que no quita que dejemos de señalarlo. Porque igual que es justo reconocer que son unos perfectos publicistas/propagandistas, lo es recalcar que son unos perfectos sinvergüenzas.

PD: Sobre la campaña Som Comunitat ya había escrito un brillante artículo Taronget en No cap en cap cap.

Publicar un comentario