19 agosto 2008

Sudamérica se levanta

Entre pitos y flautas, estas últimas semanas no he hecho mención alguna a algunos de los acontecimientos para mí más emocionantes que se están viviendo en los últimos años en la escena internacional. Me refiero en primer lugar a la reválida por parte de la mayoría del pueblo boliviano -el 66% de los votantes que acudieron a las urnas (casi el 84% de la población con derecho a voto)- al gobierno y las medidas políticas emprendidas por Evo Morales, lo que viene a refrendar la satisfacción de la mayoría de la población (la más humilde del país) ante éstas, por mucho que en nuestro país se airee -no sin cierta manipulación- la insatisfacción de la minoría acaudalada.

Esto sucedió hace ya más de una semana, pero no ha sido el último retrato del uso y del valor de la democracia que un país sudamericano ha realizado para tratar de salir de la opresión a la que todos han sido sometidos durante siglos por el imperialismo de los países occidentales. Pues precisamente el pasado viernes, Fernando Lugo asumió la presidencia de Paraguay después de haber logrado una victoria en las elecciones del 20 de abril que supuso el primer cambio en el gobierno de este país tras 61 años de gobierno del Partido Colorado (OtroMundoEsPosible colgó un fragmento de su discurso de investidura).

Como verán, les emplazo a ampliar la información en Cositas de la vida, que es -de los que conozco- el blog que a mi parecer mejor refleja los movimientos que se están produciendo en estos países. Por mi parte solo aportar una pequeña reflexión, que no es otra que la de apreciar el valor y la importancia que tienen las nuevas tecnologías de la información para que estos cambios se estén produciendo. Y es que en décadas no muy lejanas, cuando pueblos -como el chileno, sin ir más lejos- elegían a representantes cuyas políticas eran incómodas para los poderes occidentales, estos no tenían reparos, gracias a una opacidad informativa que podían manejar, para tomar las medidas necesarias para acabar con la soberanía popular e imponer a sus tiranos. Ahora, cuando internet nos acerca la información de un modo más fluido, se lo piensan dos veces (aunque no hayan dejado de intentarlo). No desaprovechemos esta arma, porque la información, ciertamente, nos hace más libres.

PD: Ya puestos, y aunque ya lo recomendé el otro día, no puedo dejar de insistirles en que vean el documental Volver a nacer (que pueden descargar desde este site). El programa (de 50 minutos), producido por la fundación CEPS, además de brillante y emocionante, pone de manifiesto cómo de emponzoñado está el actual gobierno colombiano en la situación de terror y caos que viven sus ciudadanos, y cómo, de los países sudamericanos, es precisamente el colombiano -a cuyo gobierno occidente profesa tantas simpatías- el que presenta un mayor déficit democrático. Véanlo y me dan su opinión.

Publicar un comentario