11 julio 2008

Números

A medida que se acerca el Gran Premio de Europa de Fórmula 1 que se disputará en Valencia a finales de agosto, los ciudadanos vamos conociendo más datos acerca de lo que supondrá la celebración de un evento que, supuestamente, será la repanocha para los valencianos. Esta misma semana conocimos que casi 6.000 efectivos de los cuerpos de seguridad, entre Policía y Guardia Civil, ayudados por cinco helicópteros, se encargarán de la seguridad durante los días en que se celebre la competición. También, que las autoridades esperan durante esas fechas la visita de 200.000 aficionados. Incluso sabemos la cantidad de neumáticos que rodearán la pista del circuito -54.000- o la de sanitarios portátiles que se instalarán dentro -600- y fuera -cero patatero, aunque según su previsión decenas de miles de personas lo rodearán esos día- del circuito.

Sin embargo, lo que las autoridades no acaban de hacer público de modo notorio y global es el dinero que se ha avanzado para hacer el circuito urbano a costa de unos hipotéticos ingresos que deberían costear completamente -prometieron que el coste sería cero para los valencianos- los futuros constructores de la zona (porque circuito hay, pero urbano alrededor hay poco), a los que tal como está el patio ni se les ve ni se les espera (teniendo en cuenta que además de costear el circuito, deberían construir bastante VPO). Como siempre han sido los medios -algunos, pocos- los que se han puesto a hacer cuentas, y en abril se superaban los 82 millones de euros sacados de las arcas públicas, con las obras aún inconclusas. También, gracias a Levante-EMV, supimos el pasado sábado que el gobierno de Francisco Camps ha adjudicado (a través de la empresa pública Ente Gestor de la Red de Transporte y de Puertos de la Generalitat) en los últimos doce meses más dinero -69'5 millones- a la construcción del circuito para uso privado, que para la construcción de hospitales y ambulatorios públicos -69'3-. Por otro lado, también esta semana supimos de la crisis económica del Circuito de Cheste -a escasos kilómetros de Valencia-, con una gestión que genera pérdidas millonarias año tras año, motivada entre otras cosas por la falta de actividad en el mismo ("sería un pecado hacer un GP en Valencia y no aprovechar el Circuito Ricardo Tormo" dijo Fernando Alonso en su día).

Ah, se me olvidaba una última cifra. A finales del pasado mes se pusieron a la venta en España 9.000 entradas que se preveía vender en el extranjero, pero que nadie quiso. Muchas siguen aún hoy a la venta, a precios que oscilan entre los 195 y los 480 euros. No, los valencianos no tienen ningún tipo de descuento.

Yo de Fórmula 1 no entiendo, pero los números dicen que lo más probable es que el GP de Valencia lo gane uno de estos tres señores.

Publicar un comentario