17 mayo 2008

Ojo con la "experience"

Toyota, la marca japonesa que lidera en ventas el mercado del automóvil, no será la marca patrocinadora del Valencia CF la próxima temporada. Para la empresa nipona, la inversión anual de 3'5 millones de euros que le costaba patrocinar al equipo valenciano, no le reportaba los beneficios que deseaba y hace meses comunicó que no seguiría luciendo su marca en las camisetas del conjunto che. Lo sorprendente es que ayer se anunciara que el próximo principal patrocinador del Valencia CF -por un año- será la empresa "Valencia Experience", y que por ese patrocinio abonará 6'5 millones de euros al club que tiene a Juan Bautista Soler como máximo accionista. ¿Que no conocen "Valencia Experience"? Es normal, porque por ahora esa empresa, que se puede permitir el gasto de 6'5 millones de euros en un patrocinio, no ha hecho aún nada.

La primera vez que se oyó su nombre fue a finales del mes pasado, cuando se anunció el nacimiento de esta firma que, con capital de varios empresarios valencianos, tenía como meta la organización de "grandes eventos" en Valencia. Como seguramente sabrán, en la capital del seco Turia, nos gusta mucho tener "grandes eventos", y últimamente también se ha puesto en práctica la compra de éstos a grupos de empresarios, de modo que la Generalitat corra con la mayor parte del gasto, y los empresarios se lleven el grueso del beneficio (el Gran Premio de Europa de Fórmula 1, con el grupo de empresarios Valmor Sports detrás, es el principal exponente). Ahora se suma a esta corriente "Valencia Experience", una firma detrás de la cuál se encuentra un grupo de empresarios de los cuáles sólo se conoce por ahora a uno, ni más ni menos que el valenciano Vicente Sáez Merino, director general de la empresa fabricante de las marcas Lois, Caroche, Cimarron y Caster, que el pasado 2006 cerró cuatro de sus plantas en la Comunitat para trasladar su producción al norte de África. Entonces 654 valencianos se quedaron sin empleo (ya en 2004 había despedido a otros 542) por unas pérdidas "no importantes", pero que le "obligaban a hacer reajustes".

Por suerte esos reajustes parecen haberle ido bien y ahora se embarca, junto a otros empresarios, en una aventura cuyos detalles todavía no han trascendido, pero con la que habrá calculado -junto a sus colegas que permanecen en el anonimato- que sacarán pingües beneficios; pues si a Toyota no le compensaban 3'5 millones de patrocinio de un equipo de "champions", mucho deberá ganar en el futuro "Valencia Experience" de sus negocios con las instituciones valencianas (vamos, con los que manejan nuestro dinero), como para recuperar 6'5 de un equipo de UEFA. Habrá que estar atentos. Y muy despiertos.

PD 1: Esta noticia se dio a conocer ayer, pero hoy no ha recibido un tratamiento en profundidad de ningún medio valenciano -ninguno es ninguno-. Y es que la prensa local, ya sabe que, si se quiere rascar de la publicidad de los "eventos", hay que andar con pies de plomo.

PD 2: Algo me dice que el Valencia CF no cobrará nunca ese importe, que casualmente viene muy bien a su máximo accionista para cuadrar cuentas este año. No obstante, que no lo vaya a cobrar no quiere decir que no se lo haya cobrado (y no precisamente de los socios de "Valencia Experience"). No sé si me entienden.

Primera imagen difundida de Valencia Experience (vía Levante-EMV).

Publicar un comentario